Viviendo con celos

Una de las principales causas de la ruptura de los matrimonios se relaciona con los celos, pero no me refiero solo a los celos eventuales sino a quienes viven torturando a su pareja con las dudas de amor.

Los que padecen estos delirios no se percatan de que están fabulando o agrandando situaciones que nada de ofensivas tienen, pero que en la mente de ellos sienten que la traición está en marcha. Lo trágico es que este permanente reclamo acaba por desesperar al cónyuge hasta llevarlo a poner punto final a la relación. Hoy se sabe que los celos enfermizos tienen categoría de trastorno psíquico. Lo mejor es que hoy la ciencia médica sí cuenta con métodos para calmar y resolver esta tendencia persecutoria contra mujeres que nada malo hacen. El problema es que quienes padecen de celos anormales juran sobre el evangelio que ellos no están enfermos, que sus dudas son realidad y que su esposa vive intentando engañarlo. Por ello, pudiendo estas parejas salvarse, muchas se rompen. El celoso jamás aceptará que está enfermo y creerá que sus dudas son reales.

Fuente: Fernando Maestre, Opina.21

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s