El “mágico” efecto del elogio

f

Nada hay tan común, como el deseo de ser elogiado.- William Shakespeare.

Los seres humanos necesitamos que nos alienten. Sentir la calidez de la aprobación, aumenta la confianza en uno mismo.

En la persona cuya autoestima se ha elevado, se obra una especie de milagro. Repentinamente le caen mejor los demás y se hace más amable y solidaria con quienes le rodean.

El elogio, también contribuye a suavizar los inevitables roces de la convivencia cotidiana. Una buena y saludable vida familiar se nutre de ellos. Los niños, en especial, están deseosos de reconocimiento y aprecio.

Una joven madre contó ésta anécdota: “Mi hijo se porta mal a menudo, de manera que debo regañarlo. Pero un día su conducta fue especialmente buena, sin embargo esa noche, después de acomodarlo en su cama y al bajar por las escaleras lo oí llorar: fui a verlo, y lo encontré con la cara hundida en la almohada. Entre sollozos me preguntó si no había sido un buen niño.

La pregunta me traspasó como un puñal -agregó la madre- nunca había dudado en corregirlo cuando hacía algo malo; pero cuando se portó bien, ni siquiera lo noté. Lo había mandado a dormir sin darle una palabra de reconocimiento.”

El ELOGIO hace que la gente dé lo mejor de sí, pero quien lo da siente también la satisfacción de haber creado en el otro un especial estado de ánimo, de la misma manera como “…Las flores dejan siempre parte de su fragancia en la mano de quien las ofrece”. -Gottfried Von Kronenberg.

Fuente: enterapiapsicologia.es / María Jesús Núñez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s