El juego como herramienta terapéutica

“Para los niños el juego es un asunto serio y que tiene un propósito determinado a través del cual se desarrollan mental, física y socialmente. El juego es la forma de autoterapia del niño mediante la cual con frecuencia se llega al centro de las confusiones, ansiedades y conflictos. A través de la seguridad del juego, los niños pueden someter a prueba sus nuevas formas de ser. El juego representa una función vital para el niño. Es bastante más que una actividad frívola, despreocupada y placentera que los adultos generalmente consideran. El juego (también) sirve como lenguaje simbólico… Los niños experimentan mucho de lo que aún no pueden expresar en el lenguaje y, por tanto, utilizan el juego para formular y asimilar lo que experimentan”, Violeta Oaklander.

La psicóloga y terapeuta Ana Jiménez, nos habla en el siguiente vídeo blog sobre la importancia del juego a la hora de fomentar los vínculos paternos y cómo éste se usa en terapia infantil.

Mamá, papá ¿Jugamos?

Cada niño es único y diferente, y tiene unas necesidades propias. Entenderlos y respetarlos en cada una de sus etapas es la tarea fundamental a la que se enfrentan los padres. Una tarea que no es fácil en muchas ocasiones y en las que influye tanto el núcleo familiar como escolar y social.

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta cuando estamos delante de un niño, siendo padres o terapeutas, es entender que la forma de comunicarse, su lenguaje, es el juego; y por tanto es desde el juego, donde podemos entender cómo es su mundo, que siente y qué le sucede.

El juego permite al niño expresar emociones, mostrar sus proyecciones, elaborar sus conflictos, etc.

El mayor problema que nos encontramos en la comunicación niño-adulto es que los niños mas que expresar o hablar lo que les pasan, lo vivencian a través del juego.Por ello en terapia se da prioridad al juego como herramienta fundamental para crear vínculos de confianza, seguridad y de expresión con el niño. Se crea su espacio, “su cueva”, y desde allí cuenta su historia. El juego como lenguaje simbólico nos da mucha información si sabemos realizar las lecturas adecuadas por eso no hay que menospreciar su valor dentro de terapia.

Como hemos dicho antes no hay dos niños iguales y por tanto no podemos tratarlos de igual forma. No hay normas claras y homogéneas que nos sirvan para usar un mismo juego de la misma forma con los niños. Al principio el mejor modo es dejarlos a ellos que establezcan el ritmo del juego y el adulto se debe dejar guiar. La idea es reforzarle cualidades que cree que no tiene, por ejemplo, trabajar la polaridad de fuerza y debilidad o enseñarle a hacer las cosas de otro modo.

El niño es sabio y nos mostrará aquello que quiere que sepamos… el familiar o profesional solamente le facilitará las herramientas para que lo pueda expresar, le acompañará y le apoyará en su proceso.

Reseñas:

Dra. Oaklander V., (1992). Ventanas a nuestros niños. Chile: Cuatro vientos.

Dra. Oaklander V., (2008). El tesoro escondido. Chile: Cuatro vientos.

Fuente: Qualia / Psicóloga infantil Ana Jiménez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s