Momento de encuentro

Estas fechas que transitamos, más allá de la significancia que cada uno le dé a nivel personal, suelen traer aparejados encuentros grupales. Ante esta posibilidad, me surge el interés por el encuentro con todo el arcoiris de emociones que aparecen y se mueven adentro nuestro.

Siempre es buen momento de valorar lo que tenemos y a quién tenemos. Mas nuestra condición humana nos lleva con frecuencia a conectarnos con espacios vacíos, a las ausencias, arropándonos con emociones que pueden nublar nuestro presente para trasladarnos al pasado; convoquemos el agradecimiento a lo vivido y abramos nuestro Ser al Presente, para poder “ver”, “escuchar”, “compartir”, “dar y recibir”.

Deseo compartir con ustedes un bello poema de Virginia Satir que nos dibuja un camino de encuentro y valoración a nuestro ser persona, de vital importancia para extender la mano en el encuentro con el mundo, con nuestro mundo:

“En todo el mundo, no hay nadie

exactamente como yo.

Hay personas que tienen algunas

partes en que se parecen a mí,

pero nadie es idéntico a mí,

por lo tanto, todo lo que sale de

mí es auténticamente mío porque yo solo/a

lo elegí.

Todo lo mío me pertenece – cuerpo,

incluyendo todo lo que éste hace;

mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e

ideas;

mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben;

mis sentimientos, cualesquiera que estos

puedan ser-

coraje, alegría, frustración, amor, desilusión,

excitación;

mi boca, y todas las palabras que salgan

de ella, agradables, dulces, justas

o injustas;

mi voz, fuerte o suave;

y todos mis actos, sean éstos para otros

o para mi mismo/a.

Entonces, puedo hacer posible que todo lo

que me pertenece

trabaje para lograr lo mejor para mí.

Sé que hay aspectos de mí mismo/a

que me confunden, y otros que

no conozco.

Pero mientras me conozca y me ame,

puedo buscar valerosamente y con esperanza

la solución a mis confusiones y la forma

de conocerme más.

La forma como luzca, como suene para los

demás, lo que

diga o haga, lo que piense

y sienta en un momento determinado, soy yo.

Esto es auténtico y representa dónde

estoy en ese momento”

Que todos nos abramos a una comunicación auténtica, con respeto y responsabilidad, habitando nuestro presente con lo que somos y tenemos. Que en cada momento de encuentro seamos fuente de agradecimiento y honra la vida.

Fuente: eltornilloflojo.blogspot.ar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s