¿Realmente te comprometes a ser responsable de tus actos?

Generalmente, el término responsabilidad se ha definido como algo que conlleva una obligación. Por ello, da la impresión de que se trata de un cargo cuando en realidad no debemos entenderlo así. La responsabilidad es entonces la capacidad para responder frente a unos actos, la habilidad para tomar decisiones por uno mismo.

Es el compromiso que debemos adquirir por nuestras acciones. Visto así, ser responsable no significará llevar un peso encima, sino una liberación. Ser responsable de nuestros actos nos hace dueño de ellos. Con esta perspectiva se nos permite avanzar y transformar cualquier problema en oportunidad. Cualquier circunstancia en posibilidad. La responsabilidad personal es la que nos convierte en actores principales de nuestras vidas.

Por ejemplo, atribuimos a la infidelidad de nuestra pareja como culpable de la depresión que atravesamos. Nuestra pareja es responsable de su infidelidad, cierto, pero nosotros somos responsables de la evaluación negativa de nosotros mismos (“carezco de atractivo”, “no valgo para nada”). Es decir, donde podemos actuar es donde debemos emplear nuestras energías, de nada servirá lamentarnos o culpar a otros. Para seguir, debemos darnos cuenta de que somos dueños de las situaciones de hoy y de las que están por venir. Conceptos como desempeño, libertad y respeto van ligados a la responsabilidad y el compromiso.

De este modo, el desempeño y el compromiso tienen una relación directamente proporcional: A mayor compromiso, mayor desempeño en la tarea. La libertad y la responsabilidad van de la mano, ya que una no existe sin la otra. La libertad te permite elegir entre varias opciones y esa elección da pie a que la persona pueda comprometerse y responsabilizarse de dicha elección. La responsabilidad nace del respeto. Aceptándose a uno mismo, el individuo es capaz de asumir la dirección de sus asuntos con resultados de calidad.

“El único poder de transformación está en la acción y la acción depende de nosotros mismos”.

Fuente: La mente es maravillosa

Anuncios

1 comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s