Los derechos asertivos

La asertividad es la habilidad personal que permite expresar de forma directa y adecuada las propias emociones, deseos. opiniones y sentimientos (tanto positivos como negativos) frente a otra persona sin hostilidad ni agresividad. Es algo así como el punto medio equilibrado entre los comportamientos inhibidos, tímidos o inseguros y los comportamientos violentos, agresivos y egoístas.

Ser una persona asertiva no significa querer tener siempre la razón, sino saber expresar las propias opiniones y puntos de vista, sean estos correctos o no.

La asertividad es de gran ayuda para conseguir mostrar quién eres y cómo eres, aceptando la individualidad de los demás y respetando sus derechos, sentimientos y valores. De este modo se hace que las relaciones interpersonales sean más saludables y sea más sencillo abordar los conflictos, es decir, ser una persona asertiva facilita la plena convivencia con los demás.

A continuación dispones de la lista de los principales derechos asertivos, a pesar de ser muy fundamentales a menudo se olvidan, por eso conviene tenerlos en cuenta:

  • Derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  • Derecho a ser escuchado y tomado en serio.
  • Derecho a equivocarme y ser responsable de mis errores.
  • Derecho a tener mis propias opiniones y valores.
  • Derecho a tener mis propias necesidades, y que sean tan importantes como las de los demás.
  • Derecho a experimentar y expresar los propios sentimientos, así como a ser el único juez de los mismos.
  • Derecho a cambiar de opinión, idea o línea de acción.
  • Derecho a protestar cuando se me trata injustamente.
  • Derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir “no”.
  • Derecho a intentar cambiar lo que no me satisface.
  • Derecho a detenerme y pensar antes de actuar.
  • Derecho a hacer menos de lo que humanamente soy capaz de hacer.
  • Derecho a ser independiente.
  • Derecho a decidir qué hacer con mi propio cuerpo, tiempo y propiedad.
  • Derecho a sentir y expresar el dolor.
  • Derecho a ignorar los consejos.
  • Derecho a decir “no” sin sentir culpa.
  • Derecho a mi descanso y aislamiento.
  • Derecho a no justificarme ante los demás.
  • Derecho a gozar y disfrutar.
  • Derecho a tener éxito.
  • Derecho a obtener aquello por lo que pagué.
  • Derecho a superarme, aún superando a los demás.
  • Derecho a no responsabilizarme de los problemas de otros.
  • Derecho a no anticiparme a las necesidades y deseos de los demás.
  • Derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
  • Derecho a elegir entre responder o no hacerlo.
  • Derecho a hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos límite en que los derechos de cada uno no están del todo claros.
  • Derecho a hacer cualquier cosa mientras no viole los derechos de otra persona.
  • Derecho a escoger no comportarme de forma asertiva o socialmente hábil.

Fuente: Psicólogo_Kim

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s