Cuáles son las señales que nos indican que estamos ante una persona que quiere morir

El deseo de morir viene representado por la inconformidad y por la insatisfacción que presenta la persona con su forma de vida en el presente. Así, puede manifestarlo en frases del tipo: “la vida no merece la pena vivirla”, “lo que quiero es morirme”, “para vivir así , de esta manera prefiero estar muerto”.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) de España publicó los datos más amargos hasta ahora conocidos. En los últimos siete años la mayor causa de muerte en España fueron los suicidios. El dato es preocupante porque es la tasa más alta en los últimos siete años y porque su tendencia es ascendente. En 2011 se suicidaron 3.180 personas, 22 más que en 2010. Son nueve personas al día las que deciden acabar con su vida. Y es que en los países en los que la tasa de desempleo se dispara se disparan también los suicidios, especialmente los masculinos. Ante estos escalofriantes datos nos preguntamos:

¿Qué es lo que hace que determinadas personas sean más resistentes y más capaces de afrontar las diferentes dificultades que les depara la vida? ¿Qué es lo que predispone a que una persona no sea capaz de ver otra salida a una situación complicada que no sea poner fin a su vida?

La verdad es que las personas ejecutan el intento de suicidio por todo tipo de razones. Unas desean morir y otras puede que no lo deseen tanto. Pero si podemos hablar de un factor común, y es que la mayoría de personas que se suicidan o intentan suicidarse están deprimidas. Más del 90% de los Suicidios se relacionan con un trastorno emocional u otra enfermedad mental. Pero no todos los suicidas están deprimidos, ni todos los deprimidos llegan a quitarse al vida. Existen otros factores que pueden influir en la decisión de no seguir viviendo como pueden ser sentimientos de culpa que no permite al sujeto aceptarse ni perdonarse. Además parece ser que en los últimos tiempos la crisis económica, la falta de empleo, la pérdida de estatus puede hacer que las personas se planteen no seguir viviendo.

Sea cual sea la causa de los intentos de suicidio se puede interpretar como una llamada de auxilio o una manera de castigar a las personas con las que están molestos o una forma en la que buscan controlar una situación que en ese momento creen que se escapa de sus manos.

Lo que el suicida no sabe es que en realidad no desean morir tanto como escapar de la situación que están atravesando y verdaderamente creen que la muerte es la única vía de escape posible.El suicidio es en muchas ocasiones un acto impulsivo provocado por un incremento de la ansiedad y desesperación que uno no puede sentir en un momento determinado después de una situación estresante. Los estudios realizados en los últimos 20 años sugieren que la ansiedad insoportable es uno de los mayores riesgos a corto plazo para que las personas deprimidas intenten quitarse la vida.

¿Cuáles pueden ser señales de alarma que nos pueden indicar que estamos ante una persona con deseos de morir?

  1. Hablar sobre el suicidio o la muerte en general.
  2. Hablar sobre “irse”, “harán un viaje largo” o “marcharse”.
  3. Decir que ya “no se necesitarán” ciertas cosas y regalar sus posesiones a otras personas.
  4. Manifestar sentimientos de desesperanza o culpabilidad.
  5. No tener ganas de salir ni de relacionarse con familiares y amigos.
  6. Dejar de participar en las actividades o aficiones favoritas.
  7. Cambios en los hábitos alimentarios o de sueño. Manifestación de conductas autodestructivas (beber alcohol, consumir drogas o autolesionarse).

La persona que quiere suicidarse es alguien que perdió la esperanza en alcanzar una meta, se siente culpable o no puede perdonarse a sí mismo ni a los demás. Por eso si alguna vez has tenido el deseo de morir quiero que sepas que a no todos “nos superan” las emociones o situaciones complicadas. La mayoría de personas lo acabamos superando y somos capaces de ver los problemas desde diferentes puntos de vista y así poder encontrar el modo de seguir adelante con esperanza y voluntad. Y que puede que dos palabras ayuden a minimizar ese deseo incluso a eliminarlo de tus pensamientos, son la ESPERANZA y el PERDÓN.

ESPERANZA de que ninguna situación por complicada y difícil que sea es eterna, hay momentos que en la vida pueden tornarse duros, pero con un poco de esperanza y un poco de determinación podemos cambiar el ciclo negativo de los acontecimientos. Cambia tu visión negativa y podrás empezar con conductas encaminadas a tus objetivos.

PERDONA, cuando has recibido un daño o una ofensa y no has sabido cómo afrontarla, es normal que esto te provoque tensiones internas que se traducen en cuadros depresivos o en cuadros de ansiedad. Para que no vuelvan a hacerte daño te encoges sobre ti mismo en tu caparazón, almacenando sentimientos negativos de odio y venganza, la idea de suicidio resulta tentadora pensando en los sentimientos de culpabilidad que albergarán las personas que quieres hacer daño durante toda su vida. Pero no te puedes imaginar que esa terrible pena que dejarás sobre tu familia y tus seres queridos preguntándose por qué, o si habrían podido hacer algo, les perseguirá toda su existencia.

Fuente: La mente es maravillosa

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s