Las mascotas, los mejores amigos de nuestros hijos desde el nacimiento

mascotasLa mayoría de los niños cuando son pequeños insisten a sus padres en tener una mascota, un animal de compañía con el que compartir sus horas de juego, accedemos y llevamos a casa un perro, un gato o un hámster después de escuchar repetidamente la frase de: “¡Mamá, papá, quiero una mascota!”.

En caso de que la familia opte por tener una mascota es importante explicar a los niños que no es un juguete, sino una responsabilidad, ya que los animales de compañía requieren una serie de cuidados y tienen unas necesidades especiales. La convivencia con una mascota tiene muchos beneficios para los niños, sobre todo si los padres sabemos potenciar dichos beneficios, como beneficios en el desarrollo psicológico y a la personalidad del niño. 

Es importante enseñar a los niños a respetar al animal, responsabilizarse de su cuidado y a compartir la atención de los demás con él. A través de ti el niño aprenderá a no molestar a la mascota mientras come o duerme, a limpiar la caja o el plato de la comida y a tratarlo con delicadeza. Esto ayuda a que tu hijo desarrolle el sentido de la responsabilidad y a comprender las necesidades de los demás. Por ello, al compartir con una mascota desde una edad temprana puede ser una buena escuela para tu hijo. Además, el contacto físico le permitirá abrirse a las experiencias táctiles, aportándole seguridad en sí mismo y en las relaciones con su entorno.

Comúnmente en la actualidad muchos de los padres trabajan en jornadas laborales extenuantes lo que ocasiona que los niños no tengan buena comunicación con ellos provocándoles la sensación de soledad. Al convivir con una mascota los niños disfrutan la compañía de una mascota después de la escuela y perciben un sentimiento de aprecio, cariño y gratitud al contemplar un recibimiento de parte de la mascota. Posteriormente al recibimiento, el niño puede presentar ansiedad causada por las tareas escolares, el cual se puede reducir acariciando a la mascota, ya que disminuye la presión arterial, asimismo ayudan a practicar la lectura debido a que pueden leer en voz alta a sus amiguitos peludos. Algunos niños que se muestran renuentes a leer en voz alta en clase se sienten más cómodos leyendo a los animales. En Canadá y Estados Unidos, algunas escuelas y bibliotecas ofrecen programas de apoyo para la práctica de la lectura con perros, en los cuales los niños pueden leerles en voz alta.

Relacionarse con otro ser vivo también le ayudará a asimilar las reglas de la comunicación no verbal y a desarrollar la capacidad de intuición. Un estudio de la Universidad Estatal de Kansas realizado con niños en edad preescolar, comprobó que aquellos niños que poseen un perro o un gato mostraban mayor empatía y aumentaban la comunicación no verbal a diferencia de los que no tenían mascota.

Además, se ha comprobado que vivir con una mascota preferiblemente perros o gatos, refuerza el sistema inmunológico de los niños y previene la aparición de alergias como el asma o la rinitis.

Así que papas ¡ya no hay excusa!

Fuente: Phrónesis

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s