La amnesia infantil: ¿Por qué olvidamos hechos de nuestra niñez?

olvido infantilSi miras atrás intentando recordar aspectos de tu infancia, cuando tenías menos de 3 años, es probable que encuentres una inmensa laguna. Los pocos recuerdos que tienes casi siempre provienen de historias que te han hecho tus padres pero no son recuerdos reales sino implantados. A este fenómeno se le conoce como “amnesia infantil” y lo sufrimos casi todos: perdemos nuestros primeros recuerdos autobiográficos. 
Se trata de un enigma para la Psicología porque los niños de 3 años son capaces de recordar eventos anteriores pero a partir de algún momento, estas memorias comienzan a difuminarse hasta que se pierden por completo. Ahora investigadores de la Universidad de Emory han intentado seguirles la pista a estos recuerdos.

¿Cómo lo hicieron?

Estos psicólogos grabaron a las madres mientras hablaban con sus hijos de 3 años sobre seis eventos pasados, como una visita al zoológico o el primer día que fueron al jardín de la infancia. Luego, los investigadores volvieron a contactar a estas familias cuando los niños tenían 5, 6, 7, 8 y 9 años. De esta forma pudieron darle un seguimiento personalizado a los seis recuerdos de los niños. 
Así fue como descubrieron una interesante paradoja: entre los 5 y 7 años los niños recuerdan más del 60% de los eventos que habían vivido antes de los 3 años. Sin embargo, el recuerdo de estos acontecimientos era inmaduro; es decir, contenía valoraciones poco objetivas y escasas menciones de tiempo y lugar. Sin embargo, entre los 8 y 9 años los niños recordaron menos del 40% de los eventos pero los que se habían fijado en su memoria eran más sólidos. 

¿Qué significa esto?

Los experimentadores creen la memoria y el consecuente proceso de olvido de los hechos autobiográficos comienzan a tomar forma a partir de los 7 años. Según estos psicólogos, la causa sería el olvido inducido por la recuperación.
Por ejemplo, a menudo olvidamos cosas, como dónde dejamos las llaves del coche o el nombre de un filme. Sin embargo, el olvido no siempre es algo negativo, a veces, cuando nos esforzamos por recordar algo, tenemos que inhibir o impedir la recuperación de alternativas que en realidad solo compiten por entrar en la conciencia y no nos aportan información útil. Por tanto, cuando intentamos recuperar de la memoria un dato específico, eso implica que estamos inhibiendo otros y que podemos relegarlos al olvido.
Este mecanismo podría explicar, al menos en parte, la pérdida de los recuerdos biográficos. Al parecer, cuando comenzamos a ir adelante en el tiempo, algunos recuerdos se vuelven difusos, lo cual es perfectamente comprensible y, en nuestro esfuerzo por buscar más detalles sobre algunas situaciones, lo que hacemos es borrar otros hechos.
Obviamente, esta es tan solo una parte de la explicación. También se afirma que perdemos los recuerdos infantiles porque estos se almacenen fundamentalmente a través de imágenes ya que antes de los tres años no usamos mucho el lenguaje. Sin embargo, cuando el lenguaje se hace dominante, esos primeros recuerdos podrían estar en franca desventaja.
Fuente:
Bauer, P. J. & Larkina, M. (2013) The onset of childhood amnesia in childhood: A prospective investigation of the course and determinants of forgetting of early-life events. Memory.
Anuncios

1 comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s