La comunicación emocional

comunicacion emocionalLas palabras tienen mucho poder: Poder para cambiar y transformar a las personas. Con las palabras podemos herir y podemos calmar. Utilizamos las palabras para convencer, desahogarnos, expresar sentimientos positivos y negativos, para acercarnos a otros, para consolar, para confrontar, para pedir, para ocultar, defender… Realmente las palabras son un medio muy poderoso de comunicación. Junto a las palabras, comprender las emociones es básico para ser eficaces en la comunicación con nuestros hijos. 

La forma de reaccionar de los demás a nuestros sentimientos y sucesos, puede hacer que nos sintamos mejor y o que queramos dejar de comunicarnos con esa persona.

Pero hemos crecido en un ambiente en el que lo que se lleva es el no tener en cuenta los sentimientos, por ello comunicarnos aceptando los sentimientos de los demás, requiere un entrenamiento por nuestra parte. Algunos ni siquiera somos conscientes de que nuestro lenguaje niega las emociones de los niños, pero es el lenguaje más usual hablado por todos.

 ALGUNAS CLAVES DE LA COMUNICACIÓN. (veremos solo dos en esta ocasión…)

  1. Escuchar con atención.
  • Estamos hablando de la comunicación no verbal
  • Puede implicar dejar de hacer algo
  • No interrumpirle mientras nos cuenta algo. Esperar al final para nuestros comentarios.
  • Escuchar  sus reacciones emocionales además de sus palabras.
  • Las preguntas de los niños tienen significados ocultos que debemos identificar.
  • Utilizar “abridores de puertas”: vaya!… Ajá… que interesante…Mmmhmm…de verdad?…ya veo…

    2. Mostrar comprensión.

NO AYUDA

Interrogar, dar consejos, criticar, sermonear, todo ello crea distancia, incomprensión y  hasta puede crear resentimiento.

Ejemplo: Imagina esta situación: Es una de esas mañanas en las que todo te sale mal. Entonces el teléfono suena, el bebé se pone a llorar a grito pelado, y sin darte cuenta las tostadas se te queman. Va tu pareja y te dice: Dios mío, pero ¿cuándo aprenderás a hacer tostadas?.

¿Cuál sería tu reacción? ¿qué sentirías por tu pareja en esos momentos?

Imagina que mira la tostada por encima y te dice: Cariño, déjame enseñarte como se hace una tostada!. (acompaña el tono irónico…)

Ahora imagínate que te dice: ¡Vaya cariño! Menuda mañanita…el bebé, el teléfono…y ahora las tostadas!. (acompaña el tono comprensivo, empático)

Otro Ejemplo: Ves a tu hija muy triste, ojos llorosos, te contesta mal, parece que está enfadada con todos, con el mundo. Entonces consigues que te dice que se ha enfadado con el chico que le gusta y que probablemente van a cortar. ¿Qué típicos sermones se suelen dar?… “ya encontrarás otro chico”, “no pasa nada, ya verás como todo se arregla”, “ya te decía yo que ese chico no era bueno para ti”, “que tonterías, si te dejaras de chicos y te centraras en los estudios”, “el amor es como un sueño, viene y se va, el amor no es solo sentimientos, es mas que eso, hace falta toda la vida para aprender lo que es el amor, dice…”, “yo cuando tenía tu edad pasaba de los chicos, sabía que me iban a romper la cabeza…”, “cuando era como tú, tenía un novio que…”, “oye, porque tengas problemas con tu chico no tenemos que pagarlo los demás”.

AYUDA

1º Identificar sus sentimientos. Para responder a ellos, no a su conducta.

Muchos de los sermones del caso ejemplo de antes pueden ser buenos, y útiles pero no debe ser el primer acercamiento, ¿cuál podría ser ese primer acercamiento para que se sienta comprendida?. Conectar con su emoción. “Entiendo que estés triste por eso, y hasta con rabia y enfadada ¿es así?, ¿es eso lo que sientes? Jo, que mal se pasa con esas cosas, ¿a que sí?… uno intenta pasar pero no puede y te afecta a todo… Si en algún momento quieres hablar conmigo sobre eso ya sabes…

Mi esposa trabaja como psicóloga en guarderías. Un día una profe sacó las herramientas para jugar. Hay un niño al que le encantan las gafas, pero otro niño fue más rápido y las cogió primero, así que se puso a llorar desconsoladamente. La profe le dijo, no llores, ayer ya las tuviste tú todo el tiempo. Así que el niño lloró más desconsoladamente. La reacción de la profe es una reacción super normal….como mi mujer tenía fresco este tema, se agachó y le dijo: ¿estás triste porque tu querías jugar con las gafas no? Entonces  le dijo sí, y paró de llorar al momento. Le dijo, vamos a ver si encontramos otra cosa divertida…y enseguida se puso a jugar. Es cierto que al rato, vino para decirle que quería las gafas.

LA DIFERENCIA ESTÁ ENTRE ATENDER A LA QUEJA O AL SENTIMIENTO

Un caso clásico es el de niños con celos. Cuando le pega al otro o dice cosas desagradables como: “ojalá no existiera, o se muriera, o lo odio”… Aunque hay que corregir la conducta, es importante primero entender sus sentimientos, identificarlos. Y en 2º lugar:

2º Aceptar sus sentimientos  sean positivos, negativos o ambivalentes (como en celos, o hacia progenitores en separaciones, o ante el fallecimiento de alguien significativo). Enseñarles a reconocerlos y expresarlos.

Enseñar que son normales: quita culpa y ansiedad. Todos los sentimientos son legítimos. No debemos juzgar los sentimientos, ya que no se escogen, se sienten. Sólo debemos juzgar la conducta.

Educación emocional consiste en no enseñar a ignorar sentimientos ni fingir. Enseñar a reconocerlos. Qué vs. Por qué. Reduce confusión interior.

Pero…limitar sus conductas. Poniendo límites y dando vías de escape.

En el tema de celos que mencionamos, se debe corregir la agresión tras conectar con el sentimiento. Y ayudar a dar salida a la rabia, la frustración, culpa, que siente…

3º Reflejar sus sentimientos

Una vez que hemos identificado sus sentimientos, verbalizarlos en lugar de debatir y tratar de convencer que sus quejas son o no justificadas. Muchos niños, adolescentes y me atrevo a decir adultos, no reconocen bien el sentimiento que tienen, que les impulsa a estar como están o a comportarse como se comportan, algunos no saben ponerle nombre, y ello dificulta buscar una salida al problema.

Con una frase clara y sencilla describir su emoción que demuestre que le “comprendes”.

Ser un espejo emocional: reflejar la emoción, no hacer juicio de valor. Ej; en el espejo puedes ver que has engordado, pero el espejo no te dice: vaya, cada vez más barriguita, se ve que gustan los pasteles eh? A ver si te cuidas un poco guapa!. El niño es el que debe reaccionar a su emoción, igual que decidimos ponernos corrector de ojeras si nos vemos ojeras en el espejo.

Con esto ayudamos, no solo a una mejor comunicación con el otro, sino a que ellos mismos identifiquen lo que sienten, entiendan las consecuencias, y estén en mejor disposición para tomar medidas y buscar ayuda…

CONCLUSIÓN

Seguramente algunos no sean muy conscientes de la forma de hablar que tiene con sus hijos, pero los animo a auto-analizarse y empezar a practicar esta forma de hablar. Ayudar a sus hijos  a identificar sus emociones, conectar con ellos desde lo emocional, hacer que se sientan comprendidos, escuchados, aunque su conducta tenga que cambiar. En esto consiste la EDUCACIÓN EMOCIONAL. Esto favorece una comunicación eficaz y positiva con ellos.

Fuente: Enterapia Psicología

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s