Cómo poner límites a mi hijo/a y no morir en el intento

poner-normas-y-no-morir-en-el-intentoPoner límites supone una de las tareas en la que madres y padres tienen que demostrar más paciencia. Con las normas les estamos enviando dos mensajes básicos a nuestros/as hijos/as “Esto es lo que espero de ti y lo espero de esta forma” y “Esto es lo máximo a lo que puedes llegar, de aquí no puedes pasar”.

Siempre es más fácil portarse bien si las normas están claras y si el o la peque encuentra una motivación para cumplirlas.

¿Cómo puedo saber si los límites que pongo a mi hijo/a no están siendo adecuados?:

  • Se está convirtiendo en un/a pequeño/a tirano/a, ordena y amenaza para lograr lo que quiere
  • No se contenta con nada
  • No admite fallos y errores
  • No muestra respeto por las personas adultas
  • Cuestiona continuamente lo que se le dice
  • Se enfrenta y discute con los/as adultos/as
  • No admite la más mínima frustración. Cualquier “No” desencadena una reacción excesiva
  • Si se le intenta retirar un juguete o algo que tenga entre manos se muestra muy irritable

¿Dónde me puedo estar equivocando y por eso no consigo el resultado que espero?

  • Pongo demasiados límites y bloqueo al/a niño/a
  • No le ayudo a comprender qué sentido tienen
  • Cedo con facilidad ante su llanto y cuando se enfurruña porque me da pena y no quiero que mi hijo/a se enfade conmigo
  • Me cuesta tener paciencia, cuando llego a casa estoy agotado/a y me desespero con facilidad
  • No me muestro flexible en ciertas ocasiones
  • Creo que, o me comporto de forma cariñosa con él/ella o de forma autoritaria, considero que no son dos actitudes compatibles así que escojo una u otra
  • Para un rato que estoy con él/ella no quiero que se enfade conmigo, así que prefiero ser blando/a
  • Dudo acerca de cómo pararle los pies y cada vez actúo de una forma diferente
  • Recuerdo mi infancia como si viviera en el ejército, no quiero educar de esa forma
  • Yo no me comporto de la forma que le exijo a él/ella que lo haga

¿Qué gana mi hijo/a si le marco unas normas claras?

  • Seguridad: si sabe cuáles son los comportamientos adecuados y cuáles las consecuencias de traspasar las normas, y éstas se aplican siempre, sentirá que su mundo tiene coherencia
  • Habilidad a la hora de relacionarse con otras personas: algo fundamental en su proceso de socialización
  • Tolerancia a la frustración: cada vez que le enfrentamos a un “No” le enseñamos a qué hacer cuando siente esta emoción
  • Sentirse bien consigo mismo/a: cuando sepa que se ha portado bien se sentirá orgulloso/a

¿Cómo puedo ponerle límites eficaces?

  • Hay que explicar las normas claramente y de forma que le sean comprensibles
  • Hay que explicar que en función de si se cumplen o no habrá unas consecuencias positivas o negativas
  • Hay que aplicar las consecuencias de cumplir o no con las normas, si no pierden su valor
  • Las consecuencias de saltarse un límite no deben tener como objetivo hacerle sentir mal sino ayudarle a hacerse responsable de su comportamiento
  • Mi pareja y yo acordamos marcarle los mismos límites

Pistas

  • Gestionar adecuadamente tu estado de ánimo es fundamental para educar. La impaciencia, la culpa, la pena… no son buenas compañeras de la educación de tu hijo/a

Idea Clave

Límites y cariño no están reñidos. La mejor forma de educar a nuestros/as hijos/as es demostrarles un amor incondicional a la vez que les marcamos normas claras y coherentes.

Fuente: Psicología aplicada y práctica / Martha Cañeque

Anuncios

1 comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s