Claves para educar en autoestima

claves-para-educar-en-autoestimaCuando pregunto a alguien “¿qué es para ti la autoestima?” normalmente la respuesta es “quererte”, “tener buena opinión de mi mismo/a”, “que me guste como soy”… Son buenas definiciones, aunque podemos concretar un poco más. Podemos decir que la Autoestima Saludable es la suma de pensamientos, sentimientos y comportamientos que tiene una persona que se aprecia y valora por el solo hecho de ser quien es, y que no necesita de la aceptación y valoración de otras personas para sentirse querida.

Cuando tenemos una buena Autoestima no nos sentimos más o menos que otras personas, sino que somos conscientes de que todo el mundo es válido, aunque sea en cosas diferentes (yo soy estupenda organizando vacaciones aunque canto de pena y mi pareja tiene un toque especial para las plantas aunque los idiomas no se le dan nada bien). Nos percibimos como personas valiosas y por eso estamos a gusto con nuestras opiniones, gustos, deseos y comportamientos. Y además, la autoestima sana tiene un gran porcentaje de amor incondicional por uno/a mismo/a, por lo que nos vamos a querer independientemente de las circunstancias.

La autoestima es fundamental durante toda nuestra vida. Si pensamos en el futuro que nos gustaría para nuestros hijos e hijas, ¿cómo preferiríamos que se levantaran cada mañana?, ¿con seguridad y confianza en ellos/as mismos/as y sintiéndose a gusto con su forma de ser, su físico y su forma de actuar?, ¿o que amanecieran dudando de sus propias capacidades y fortalezas, comparándose en negativo con los demás y necesitando la aprobación y cariño de quienes les rodean para sentirse queridos/as y valiosos/as?.

Aunque no es hasta pasada la adolescencia que podemos decir que una persona tiene una autoestima sana o baja, sí es cierto que ésta comienza a desarrollarse en la infancia, y que es algo que madres y padres debemos trabajar con nuestros/as hijos/as si queremos verles crecer y convertirse en adultos/as seguros/as y orgullosos/as con ellos/as mismos/as.

Actitudes y Comportamientos A EVITAR si queremos educar a nuestros hijos e hijas en una Buena Autoestima:

  • No prestar atención ni mostrar interés en lo que nos cuentan porque no son temas importantes para nosotros
  • Darles demasiada autonomía para su edad o todo lo contrario, hacerlos excesivamente dependientes (estar muy encima para que no se hagan daño, que no se ensucien, para justificar sus errores…)
  • Hablarles mal y tratarles con desconsideración delante de otras personas
  • Reprochar al niño/a lo que es (“Eres un mentiroso”) y no lo que hace (“Has dicho una mentira y eso no está bien”), es decir, no enseñarle a diferenciar que un mal comportamiento no significa que haya que valorarlo como mala persona en general
  • Culparles sin escucharles cuando hay un conflicto con otros niños o niñas o con el profesorado. O al revés, defenderles con uñas y dientes sin saber exactamente qué ha ocurrido, que nivel de responsabilidad tienen y sin dejarles aprender a resolver determinadas situaciones por si solos/as
  • Reprocharles los malos comportamientos sin ofrecerles conductas alternativas adecuadas
  • Utilizar el afecto como arma para conseguir que nos obedezcan (“Si no te lo comes me enfado”, “Si no te portas bien los abuelitos no van a querer venir a verte más”)
  • No dejarles expresar determinadas emociones porque consideramos que no son adecuadas (“Los niños no lloran”), porque nos molestan (su frustración cuando algo no le sale bien) o porque no sabemos cómo manejarlas (su tristeza ante el desprecio de un amigo)
  • No gestionar correctamente nuestras propias emociones y mostrarnos como inadecuados modelos de inteligencia emocional

Actitudes y Comportamientos A FOMENTAR para educar a nuestros hijos e hijas en una Buena Autoestima:

  • Empatizar con sus opiniones y sentimientos aunque no los compartamos, y si vemos necesario corregirles hacerlo siempre con respeto
  • Aceptar que sus gustos e intereses pueden ser diferentes a los nuestros e igualmente válidos
  • Quererles como personas completas, con sus fortalezas y debilidades y con sus parecidos y diferencias con nosotros/as
  • Potenciar su autonomía, adaptando las exigencias a su edad
  • Enseñarles a conocer e identificar las diferentes emociones, su expresión y la forma adecuada de gestionarlas. Dejarles claro que los sentimientos son todos válidos, que lo que hay es que cuidar la forma en la que se expresan
  • Ayudarles a saber desahogarse, relajarse y tranquilizarse
  • Permitirles cometer errores y aprender de ellos
  • Facilitarles que se responsabilicen de sus actos gracias a unos límites claros y unas normas realistas y concretas
  • Enseñarles a pensar de forma flexible y optimista

Pistas

  • No es necesario ser científico/a para educar a niños y niñas en autoestima. Lo que sí es esencial es tomar conciencia de nuestras propias carencias y que intentemos mejorarlas para que no sean un obstáculo a la hora de educarles.
  • Somos los principales modelos para nuestros/as hijos/as. Aprenden más de lo que ven en nosotros/as que de lo que les decimos, así que lo ideal es dar ejemplo: cuanto mejor nos hablemos y nos tratemos a nosotros/as más fácil les resultará desarrollar una Autoestima Sana y Fuerte.

Idea clave

Si queremos personas adultas que se respeten, que se aprecien y valoren es importante sentar las bases de una Sana Autoestima durante la infancia.

Fuente: Psicología Aplicada y Práctica / Martha Cañeque

Anuncios

1 comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s