La alcohorexia (ebriorexia): anorexia y alcoholismo

ebriorexia¿Cómo identificar la enfermedad?

Una de las grandes preocupaciones a las que se suelen enfrentar las familias es la de detectar este tipo de trastornos alimenticios. La clave está en ser observador, prestar atención a los detalles y no precipitarse en las conclusiones.

Síntomas de la Alcohorexia:

En el caso de la alcohorexia  muchas de las señales son comunes con la anorexia o la bulimia. “Cortar la comida en trozos muy pequeños y removerla para que parezca que han comido. Mentir diciendo que ya han comido. Ir al baño habitualmente después de comer y permanecer allí durante largos periodos”, explica Yolanda Chércoles. Sin embargo, en el caso concreto de la alcohorexia cuando más atento hay que estar es durante los fines de semana o periodos de fiestas y vacaciones, en los que salir se convierte en algo normal y no llama tanto la atención, al menos en la actualidad, que los jóvenes salgan y beban constantemente.

No obstante, Yolanda recuerda que “no debemos precipitarnos en nuestras conclusiones puesto que salir y comer poco en esos períodos puede ser realmente una etapa propia de la edad o del momento”. No debemos alarmarnos innecesariamente y, sobre todo, “debemos asegurarnos de que esta práctica se produce sistemáticamente”, advierte.

Pautas para ayudar a un alcohoréxico

Para que sepamos cómo actuar si sospechamos que alguien de nuestro entorno puede padecer alcohorexia, la psicóloga Yolanda Chércoles nos indica, brevemente, las pautas más aconsejables a seguir:

-Observar detenidamente: lo primero que hay que hacer en el caso de que se sospeche que alguien cercano, ya sea un familiar, una amiga u otro ser querido, está sufriendo algún trastorno de este tipo, es observar detenidamente su comportamiento para confirmar nuestras sospechas.

-Ayuda profesional: también es importante informarse sobre los distintos tipos de trastornos, y hablar con algún especialista para que nos aconseje sobre cómo afrontar el tema de cara a la persona afectada. No todos reaccionan igual. La negación, una actitud defensiva son algunas de las posibilidades. Por ello, debemos dirigirnos a los afectados – o que creemos que podrían estar afectados- de forma suave y sutil, para que no se sientan amenazados.

Tratamiento multidisciplinar e individual

Una vez, por decirlo de algún modo, diagnosticada la alcohorexia, Yolanda Chércoles explica que habría que poner en marcha “un tratamiento multidisciplinar”, dado que hay varios campos abiertos.

Por un lado, sería necesario un endocrino o un nutricionista, para tratar de regular la parte que afecta de forma directa a la alimentación. Ayudar al paciente a recuperarse de la desnutrición que sufre y enseñarle a comer sano para que tenga buenos hábitos en el futuro.

Por otro lado, en función del nivel de alcoholismo que haya, habrá que acudir también a un especialista para analizar los daños físicos que se puedan haber sufrido, así como tratar psicológicamente la adicción que se pueda haber desarrollado. Esta ayuda psicológica o psiquiátrica es muy importante para la total recuperación.

Pero, ante todo, Yolanda incide en la idea de que “una de las claves en este tipo de enfermedades, como la alcohorexia o ebriorexia, es individualizar y tratar cada caso según sus características concretas y las de la persona afectada”.

Fuente: Enfemenino.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s