Niños sobreestimulados: Niños sin asombro

sobreestimuladoComo madre de dos hijos, tengo un contacto diario con la infancia, en el ámbito escolar, familiar y lúdico. Y hay algo que me preocupa y me hace reflexionar: el poco tiempo que tienen los niños para “hacer nada”.

Jornadas escolares largas, en muchos casos de 10 horas (desde que salen de casa hasta que vuelven del colegio), multitud de actividades extraescolares después de la escuela, deberes, televisión, videojuegos, tablets y ordenadores, y un sinfín de actividades lúdicas cuando llega el fin de semana (cumpleaños, parques de atracciones, cine, ludotecas…).

Existe un afán de los padres por tener ocupados y entretenidos a los hijos, como si así fueran a ser más listos, más felices, más capaces y más desarrollados. Nada más lejos de la realidad.

Está claro que vivimos un mundo rápido, estresante, hiperestimulado, y no podemos meter a nuestros hijos en una burbuja. Pero de algún modo estamos trasladando a los niños el modo de vivir de los adultos, nuestra obsesión por el tiempo y nuestra visión de tenerlo siempre ocupado,y así, francamente, no vamos bien. Sigue leyendo

Anuncios

10 Frases que hacen que los niños crezcan como adultos acomplejados

frases niñosLa psicóloga familiar Svetlana Merkulova cree que incluso una pequeña frase pronunciada sin pensar, puede afectar la salud mental de un pequeño, por eso a la hora de comunicarte con tu hijo es necesario elegir cuidadosamente las palabras. Hay frases de las que deberías olvidarte por completo.

“Cuando yo tenía tu edad, me iba muy bien en la escuela”

Desde el nacimiento y hasta los 6 años papá y mamá son prácticamente dioses para el niño, ellos lo saben todo y todo lo pueden, son los padres quienes enseñan al niño a relacionarse con él mismo y con el mundo que lo rodea. La frase en cuestión puede interpretarse como una competencia del padre o madre con su hijo, es algo así como si le dijera: “Nunca podrás ser como yo, no importa cuánto lo intentes, soy mejor que tú”. Los niños que crecen en un contexto así por lo general intentan demostrarle a su familia que son buenos. Y es que claro, diciendo cosas de semejante naturaleza se estimula la parte narcisísta de la mente del niño y eso provoca que quiera alcanzar ciertas metas, hasta ahí todo muy bien, el problema es que al fin de cuentas no lo hará para sí mismo sino para agradar a mamá y papá con el propósito de que finalmente vean que es digno de ellos. Al crecer, estos niños no son capaces de alegrarse con sus logros, la alegría aparece sólo si su progenitor reconoce su éxito pero eso es muy poco probable. Sigue leyendo

«Si quiere un hijo miedoso, protéjale y resuelva sus problemas»

José Antonio Marina dedica su último libro, «Los miedos y el aprendizaje de la valentía», a padres y profesores

«Si quiere un hijo miedoso, protéjale y  resuelva sus problemas»

Que el filósofo José Antonio Marina reconozca que «todos tenemos miedos» puede resultar tranquilizador. Aunque haya un matiz que las personas, según este investigador, deberíamos tener claro. «Hay miedos que nos protegen y miedos que nos destruyen. Estos últimos son nuestros enemigos y como tal hay que declararles la guerra». Esta batalla de Marina está especialmente dirigida a los niños, porque sus miedos, asegura, «pueden llegar a entorpecer su desarrollo». Sobre cómo enseñarles a afrontarlos y vencerlos versa su último libro, «Los miedos y el aprendizaje de la valentía», toda una pedagogía del coraje.

—Dice usted que hay miedos que nos protegen, y miedos que nos destruyen. ¿Por qué a veces consigue dominarnos el miedo?

—Porque es muy astuto, es muy sutil, nos engaña con mucha facilidad. Engaña porque nos presenta como solución justo aquello que hay que evitar, que es la huida. Y con muy buenas razones. Por ejemplo: una persona a la que le da miedo ir a una fiesta, en vez de decir “me da miedo la fiesta”, lo que piensa es “si va a ser muy aburrida, para qué voy a ir, además no tengo que ponerme, y encima qué bien, porque dan una pelicula en la tele”. Acaba no yendo, y su decisión le tranquiliza momentáneamente. Pero la soledad es un antídoto falso contra el miedo social. Falso porque en realidad lo está alimentando. Al miedo hay que tenerle verdadero odio. Hay que declararle la guerra.

Sigue leyendo

Video: El misterioso funcionamiento del cerebro adolescente – Sarah-Jayne Blakemore

¿Por qué los adolescentes parecen mucho más impulsivos, y mucho menos conscientes de sí mismos que los adultos? La neurocientífica cognitiva Sarah-Jayne Blakemore compara la corteza prefrontal en adolescentes con la de los adultos, para mostrarnos que el proceso de crecimiento y desarrollo cerebral es causa de la conducta típicamente “adolescente”.

Neurocientífica cognitiva
Sarah-Jayne Blakemore estudia el cerebro social -la red de regiones cerebrales implicadas en la comprensión de otras personas- y cómo se desarrolla en adolescentes.

Cómo educar a los niños con baja tolerancia a la frustración

frustracionCaracterísticas del niño con baja tolerancia a la frustración:

  • Dificultad para controlar las emociones.
  • Muy bajo umbral de frustración.
  • Muy baja tolerancia a la frustración.
  • Baja capacidad de flexibilidad y adaptabilidad.
  • Tendencia a pensar de forma muy radical: sólo blanco o negro.
  • Persistencia de la inflexibilidad y mala respuesta a la frustración a pesar de un alto nivel de motivación.
  • Episodios explosivos por motivos triviales.

El punto de vista del niño con baja tolerancia a la frustración

Es importante entender que para un niño con baja tolerancia a la frustración es difícil responder correctamente a las demandas que le hacemos los adultos. Si él pudiera nos explicaría cómo funciona su mente más o menos de esta forma: “Mirad, papá y mamá, yo tengo este pequeño problema. Constantemente me estáis pidiendo que pase de A a B y yo no soy muy bueno para esto. Cuando me pedís estos cambios, empiezo a sentirme frustrado. Y cuando empiezo a estar frustrado, me cuesta pensar con claridad y entonces todavía estoy más frustrado. Entonces os volvéis locos. Yo empiezo a hacer y decir cosas que no me gustaría hacer o decir. Vosotros os enfadáis y me castigáis, y esto me hace explotar. Después, cuando todo ha pasado, empiezo a pensar con claridad y os pido perdón. Sé que esto no os gusta, pero para mí tampoco es divertido”. Sigue leyendo

El coste de culpar a los padres

generations-462134_1280-1024x483El enfado hacia los padres se encuentra todavía en el corazón de gran cantidad de terapias. ¿Ha ido este enfoque demasiado lejos? Veamos cual es el coste de culpar a los padres.

Al final del siglo 19, Freud teorizó que, al igual que el mítico rey griego de Tebas, un niño inconscientemente quiere matar a su padre para poder tener relaciones sexuales con su madre. Freud creía que una de las principales funciones del psicoanálisis era traer a la conciencia ese enfado hacia el padre, y que eso liberaría al cliente de sus síntomas.

Hoy en día, sólo una minoría de los psicoterapeutas creen todavía en el carácter central del complejo de Edipo o de su versión femenina, Electra, la mujer mitológica hecha famosa por Sófocles y Eurípides por planear la venganza contra su madre. Sin embargo, el enfoque basado en la ira hacia uno de los padres se encuentra todavía en el corazón de muchas psicoterapias orientadas al insight (palabra inglesa que nadie sabe traducir realmente y vendría a equivaler a tomar conciencia o darse cuenta).

Los psicólogos e investigadores de algunas corrientes creen que el énfasis en el apoyo a la ira y a la culpa de los padres es un problema en la psicoterapia de hoy y en la cultura en general. El hecho de validar sentimientos y percepciones puede ser un paso útil y hasta necesario para de sanar una infancia difícil. Aprender a pasar de la auto-culpa a un enfado con nuestros padres puede ser un segundo paso útil. Sigue leyendo

Las repercusiones negativas de elogiar a los niños por sus habilidades personales

sad_childrens_1428436240-700x372Un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA),  encontró que las alabanzas y elogios constantes a niños con baja autoestima pueden provocar mayores sensaciones de vergüenza cuando fracasan y esto puede dar lugar a una disminución del sentido de autoestima.

Eddie Brummelman, co-director de la investigación, explica que este tipo de alabanza personal puede ser contraproducente cuando los adultos intentan ayudar a los niños con baja autoestima a que se sientan mejor consigo mismos.

El estudio se dividió en dos fases: En la primera, se le pidió a 357 padres que vivían en  Holanda y tenían entre  29 y 66 años de edad, que leyeran tres descripciones hipotéticas de seis hijos – tres con alta autoestima (por ejemplo, “a Lisa usualmente le gusta como es ella”) y otras tres con baja autoestima (del tipo, “Sara es a menudo infeliz consigo misma”). Luego se les dijo que escribieran los elogios que le darían al hijo al completar una actividad, como por ejemplo,  terminar un dibujo.

En promedio, los padres le dieron al niño con baja autoestima más del doble de alabanzas dirigidas a sus persona (¡Eres un gran artista!) en comparación con los otros niños. Los padres también eran más propensos a alabar al niño con alta autoestima según sus esfuerzos (¡Hiciste un gran trabajo dibujando!). Sigue leyendo

¿Cómo usar la psicología inversa?

psicologia inversaSeguro que has usado alguna vez la psicología inversa, aunque no te hayas dado cuenta o hayas sido consciente del poder que tiene. Básicamente se trata de adoptar una postura para que el otro adopte la contraria.

Unos expertos en llevar la contraria suelen ser los adolescentes. En pleno proceso del establecimiento de su identidad, si algo detestan es que alguien trate de dirigirles o condicionarles. Así, en pos de evitar esta sensación, optan a menudo por no hacer lo que les sugieren aunque en el fondo sepan que es la mejor opción. 

Sin embargo, esto no solamente es cosa de adolescentes. Aunque con menor intensidad y frecuencia, suelen quedar vestigios de esta inclinación -la de llevar la contraria- en la vida adulta.

¿Cómo ponemos en marcha la psicología inversa?

Imaginemos que un niño de 5 años se niega a comer verduras. Tú insistes en obligarle a que termine todo lo que está en el plato, pero parece que no hay manera: no va a comerse las zanahorias o calabacines. Si le sigues diciendo que coma, todo terminará mal. Tú bajarás los brazos y él se irá feliz a jugar. Sigue leyendo

¿Por qué los niños sacan la lengua cuando están concentrados?

niño concentracionAyer observaba a un niño que sacaba la lengua por la comisura de su boca mientras pintaba una ilustración de una historia que escribió. Estaba muy concentrado y los alaridos del salón de clases no lo afectaba en lo más mínimo. El gesto de la lengua a un lado de la boca es una conducta bastante ordinaria en los niños de 5 a 9 años, pero también bastante interesante, ¿por qué la hacen?

Busqué en internet y para mi sorpresa, hace solo unos días atrás se publicó una investigación sobre esta intrigante conducta en la revista Cognition y, según sus resultados, sacar la lengua mientras hacen una actividad motora, refleja la importante relación que tiene el lenguaje con la motricidad.

Sacar la lengua mientras hacen una actividad motora refleja la importante relación que tiene el lenguaje con la motricidad

Los investigadores grabaron en vídeo a 14 niños de 4 años, diestros, mientras realizaban en sus casas, actividades especialmente diseñadas para involucrar los diferentes niveles de motricidad. También observaron cuán a menudo sacaban la lengua y si la sacaban por la comisura derecha o izquierda de la boca.
Sigue leyendo

Video: Superar los traumas – Rafael Santandreu

¿Cómo podemos superar situaciones que nos han dejado huella? Traumas, como una separación abrupta, o alguna situación que nos costó afrontar cuando éramos niños, por citar los más corrientes. El psicólogo Rafael Santandreu, autor de “El arte de no amargarse la vida”, nos aconseja.

Aprende a reencontrarte y a curar tu niño interior

niño-interiorCrecer, convertirnos en adultos, no es únicamente acumular años, ver una arruga en nuestro rostro o conseguir cosas. Crecer es saber madurar con el tiempo conservando todo lo bueno de cada etapa vivida, de cada ciclo de nuestra existencia.

No obstante, no siempre es fácil madurar con armonía y felicidad. Hay veces en que nuestro yo adulto se siente frustrado, lleno de conflictos no resueltos que nos atrapan y que nos ahogan, que nos vuelven criaturas taciturnas que han perdido esa ilusión cotidiana por las cosas, por quienes les rodean y lo que es peor, por ellos mismos.

A la hora de hablar de nuestro “niño interior” es posible que mucha gente se sonría, que no entienda su significado. En ocasiones se asocia a la infancia a ese periodo de “ciega inocencia” donde uno no entiende aún muy bien cómo es eso llamado mundo, o esa entidad llamada vida. Se les permite por ello a los niños cierto toque de  locura, de espontaneidad, porque sencillamente, “aún no saben”. Sigue leyendo

¿Es la autocompasión más importante que la autoestima?

autoestima-amor-propio-confianzaCada tanto revisamos algunos tópicos vinculados con Terapia de Aceptación y Compromiso y compasión. Hoy les traemos un artículo sobre el tema, escrito por Steven Hayes, uno de los co-creadores de Terapia de Aceptación y Compromiso, publicado en The Huffington Post y traducido por Fabián Maero.

¿Es la autocompasión más importante que la autoestima?

Por Steven C. Hayes

¿Es importante quererse a uno mismo?

Pareciera que eso depende de cómo lo hagas.

Pocos conceptos en la psicología popular han recibido más atención a lo largo de las últimas décadas que el de autoestima y su importancia en el éxito en la vida y la salud mental a largo plazo. Por supuesto, gran parte de esta discusión se ha centrado en los jóvenes, y cómo las familias, padres, maestros, entrenadores y mentores pueden proporcionar un entorno psicológico adecuado para ayudarles a convertirse en adultos maduros, mentalmente estables. Sigue leyendo

Nunca es tarde para aprender idiomas

idiomasMuchas veces creemos que cuando hemos soplado cierta cantidad de velas en nuestra tarta de cumpleaños, ya no tenemos “derecho” a algunas cosas, como estudiar una carrera o aprender idiomas. Sin embargo, esto no es así: todo depende de cómo nos sentimos y cuánto deseamos superarnos.

No tienes que estar en la “flor de la vida” para adquirir conocimientos. Tampoco tener “toda la vida por delante” como se dice a las personas jóvenes. Contar con un par de años cumplidos no quiere decir que tengas que quedarte sentado sin hacer nada.

Quizás sea cierto que las capacidades para aprender no sean las mismas que cuando estabas en la escuela, pero, a tu ritmo, podrás aprender lo que se te ocurra. Como hemos dicho en varias ocasiones, ¡sólo es cuestión de proponértelo!

En primer lugar, debes confiar en tus habilidades. Claro, porque si tu no crees que tienes todavía la capacidad para memorizar un vocabulario o aprender estructuras gramaticales nuevas, nadie lo hará por ti. Nunca es tarde para comenzar a estudiar, no importa lo que sea ni la edad que tengas. Sigue leyendo

¿Se pueden predecir las conductas adictivas desde el preescolar?

preescolarSegún un estudio realizado con 1.000 personas de  Nueva Zelanda, las conductas de los niños de 3 años pueden ofrecer sorprendentes pistas sobre el riesgo de desarrollar conductas adictivas, como la adicción al juego o las drogas en su adultez.

La investigación longitudinal siguió los patrones psicológicos, económicos e intelectuales de la vida de los sujetos desde su nacimiento hasta los 32 años. El estudio incluyó a casi todos los niños que nacieron en Dunedin,  Nueva Zelanda, desde Abril de 1972 a marzo de 1973.

Los análisis, publicados en la revista Psychological Science encontraron que los niños con temperamento poco controlado a la edad de 3 años, tienen más del doble de posibilidades de desarrollar problemas con la adicción al juego entre los 21 y 32 años de edad, en comparación con los niños con buen ajuste emocional. Sigue leyendo

Las secuelas de la sobreprotección

sobreproteccionNo debemos confundir proteger con sobreproteger. La protección hacia nuestros hijos es vital para ellos. Cuando son pequeños nos necesitan y dependen de nosotros para casi todo. Todos los animales, por instinto, protegen y cuidan de sus crías durante un tiempo determinado, de manera que cuando la cría ya puede valerse por sí misma, comienza su andadura en el mundo en solitario, desprendiéndose de sus padres.

En el caso de los humanos, esta protección es más prolongada en el tiempo y no solo eso, en muchas ocasiones, esta protección, que en principio servía para cuidar de nuestros hijos y mantenerlos seguros, puede convertirse en algo realmente dañino para su salud mental. Hablamos entonces de la sobreprotección.

Podríamos decir que sobreproteger a un hijo es ir más allá de cubrir y satisfacer sus necesidades y cuidados básicos. Es pensar por el hijo, tomar decisiones por el hijo, solucionar todos los problemas del hijo. Es vivir por el hijo, cuando el hijo es, en esencia, una persona que debe desarrollar sus propias capacidades personales si quiere funcionar correctamente en el mundo. Sigue leyendo