Libro: Emociones Tóxicas por Bernardo Stamateas

La ansiedad, la angustia, la insatisfacción crónica, el apego, la envidia, el miedo, la culpa, el rechazo, los celos, son algunas de las «emociones tóxicas» que Stamateas nos ayudará a identificar y gestionar para alcanzar la paz interior.

«Nuestras emociones están allí para ser sentidas, pero no para dominar nuestra vida, porque, de hacerlo, se volverán tóxicas. 

Sanar nuestras emociones implica prepararnos para liberarnos de las emociones negativas y tóxicas que, en definitiva, no nos ayudan a encontrar una solución.

La propuesta de este libro es otorgarle a cada emoción el verdadero significado que tiene. Las emociones no pueden ser controladas desde fuera sino que deben serlo desde dentro de nuestra vida. Vivir significa conocerse, y ese conocimiento es el que nos permite relacionarnos con el otro y con nosotros mismos.

‘Emociones tóxicas’ te ayudará a descubrir herramientas para salir de la frustración, el enfado, el apego, la culpa, el rechazo, y alcanzarás, así, la paz interior que anhelas.»

Bernardo Stamateas

¿Qué son los celos? ¿A qué edad surgen? Consejos para tratar los celos infantiles

celos-infantiles-280Todo niño experimenta celos en algún momento, con la llegada de algún hermanito, con los cambios en la estructura familiar o simplemente cuando atraviesa la fase de “enamoramiento” de sus papás. Lidiar con esta emoción es difícil ya que es un sentimiento ambivalente, contradictorio. Se manifiesta con más fuerza cuanto mayor es el sentimiento de amor que se tiene a la figura de apego y mayor es también el abandono percibido. 
Los celos infantiles son un sentimiento natural que surge en el niño cuando se siente desplazado.
Consisten en sentir odio y rechazo hacia personas a las que se quiere mucho. El hecho de que sea un sentimiento contradictorio es lo que más dificulta su manejo.

Los niños tienden a ver las cosas como buenas o malas y les cuesta integrar dos facetas (una positiva y otra negativa) de un mismo objeto, persona o situación. Por eso, los celos infantiles son un sentimiento que, en líneas generales, les resulta complicado controlar.

Sigue leyendo

Niños sobreestimulados: Niños sin asombro

sobreestimuladoComo madre de dos hijos, tengo un contacto diario con la infancia, en el ámbito escolar, familiar y lúdico. Y hay algo que me preocupa y me hace reflexionar: el poco tiempo que tienen los niños para “hacer nada”.

Jornadas escolares largas, en muchos casos de 10 horas (desde que salen de casa hasta que vuelven del colegio), multitud de actividades extraescolares después de la escuela, deberes, televisión, videojuegos, tablets y ordenadores, y un sinfín de actividades lúdicas cuando llega el fin de semana (cumpleaños, parques de atracciones, cine, ludotecas…).

Existe un afán de los padres por tener ocupados y entretenidos a los hijos, como si así fueran a ser más listos, más felices, más capaces y más desarrollados. Nada más lejos de la realidad.

Está claro que vivimos un mundo rápido, estresante, hiperestimulado, y no podemos meter a nuestros hijos en una burbuja. Pero de algún modo estamos trasladando a los niños el modo de vivir de los adultos, nuestra obsesión por el tiempo y nuestra visión de tenerlo siempre ocupado,y así, francamente, no vamos bien. Sigue leyendo

El coste de culpar a los padres

generations-462134_1280-1024x483El enfado hacia los padres se encuentra todavía en el corazón de gran cantidad de terapias. ¿Ha ido este enfoque demasiado lejos? Veamos cual es el coste de culpar a los padres.

Al final del siglo 19, Freud teorizó que, al igual que el mítico rey griego de Tebas, un niño inconscientemente quiere matar a su padre para poder tener relaciones sexuales con su madre. Freud creía que una de las principales funciones del psicoanálisis era traer a la conciencia ese enfado hacia el padre, y que eso liberaría al cliente de sus síntomas.

Hoy en día, sólo una minoría de los psicoterapeutas creen todavía en el carácter central del complejo de Edipo o de su versión femenina, Electra, la mujer mitológica hecha famosa por Sófocles y Eurípides por planear la venganza contra su madre. Sin embargo, el enfoque basado en la ira hacia uno de los padres se encuentra todavía en el corazón de muchas psicoterapias orientadas al insight (palabra inglesa que nadie sabe traducir realmente y vendría a equivaler a tomar conciencia o darse cuenta).

Los psicólogos e investigadores de algunas corrientes creen que el énfasis en el apoyo a la ira y a la culpa de los padres es un problema en la psicoterapia de hoy y en la cultura en general. El hecho de validar sentimientos y percepciones puede ser un paso útil y hasta necesario para de sanar una infancia difícil. Aprender a pasar de la auto-culpa a un enfado con nuestros padres puede ser un segundo paso útil. Sigue leyendo

Miedos Infantiles: enseñémosles a no tenerle miedo al miedo

el-miedoLa mayoría de los miedos que tenemos cuando somos adultos/as son aprendidos. De nuestro entorno familiar adquirimos creencias, manías y hábitos. Algunos nos resultan beneficiosos en nuestro día a día y otros se convierten en obstáculos que nos limitan.

Hace unos días estaba en una cafetería con mi labradora y una pareja con una bebé de 11 meses se sentó en la mesa de al lado. La nena miraba a la perra, se reía y extendía las manos intentando bajarse de los brazos de su madre. Ésta se giró y con cara de horror me dijo “Ay, qué parece que le gusta. ¡Cómo le gusten los perros me muero, que les tengo pánico!”. Espero sinceramente que esa madre se dé cuenta de que su hija puede contagiarse de su miedo irracional y busque la forma de controlar sus emociones, convirtiéndose así en un modelo eficaz para la niña. Sigue leyendo

El hijo de mami

hijo de mami”¡Que viva mi suegra!… pero que viva bien lejos”, es uno de los tantos chistes en torno a la figura de la mamá del cónyuge. El cine está lleno de cintas como Una suegra de cuidado, que muestra la batalla entre Jennifer López y Jane Fonda en los papeles de nuera y suegra. Quizá son exageraciones caricaturescas, pero tanta mala fama puede tener en ocasiones cierta base en la realidad. Y al respecto, la mamá no sería la única responsable, sino también su hijo. Sigue leyendo

El poder afectivo — Reflexiones para vivir mejor Cap. 30

En la mayoría de parejas se establece una lucha por el poder, la cual puede entenderse como una confrontación de debilidades. Hoy en reflexiones para vivir mejor, Walter Riso hablará del “Poder afectivo”.

Fuente: Phrònesis

11 frases que no deberías decirte a ti mismo

no debes decirteQuizás alguna vez te hayas parado a pensar en que nunca dejas de hablar contigo mismo. Ese diálogo interno es el que nos permite integrar y dar sentido a los hechos que acontecen a nuestro alrededor. Aunque nos puede dar la sensación de que esos pensamientos tal como vienen se van, lo cierto es que se sucede una constante interacción entre ellos y cómo actuamos, cómo sentimos y cómo reacciona nuestro entorno. 

Las personas controlamos, en gran medida, nuestro propio destino sintiendo y actuando conforme a nuestros valores y creencias. Las consecuencias emocionales y de comportamiento se activan a partir de esas creencias o pensamientos que surgen en nuestro diálogo interno. Nuestra sociedad, nuestra familia y, en general, nuestro entorno nos adoctrina de tal modo que llegamos a creer una serie de ideas supersticiosas o sin sentido, las cuales nos trastornan emocionalmente. Por ejemplo, la necesidad de tener la aprobación de los demás a toda costa, lo terrible que es que las cosas no vayan como queremos, la creencia de que la felicidad puede lograrse por inercia o inacción, etc. Sigue leyendo

Claves para educar niños felices

educar niños felices¿Hay algún modo de poder garantizar la felicidad de nuestros hijos? En absoluto, no existe una receta mágica que nos garantice el que los niños puedan convertirse el día de mañana en personas adultas completamente felices. Pero como progenitores y educadores, podemos establecer unas bases. Unas directrices que habrán de servir como punto de partida, a partir de las cuales desarrollen sus competencias sociales o su seguridad emocional.

Hemos de tener claro también otro aspecto: hasta la adolescencia, los progenitores van a ser la máxima figura de referencia en los niños. La figura de la madre, del padre, también de los abuelos en muchos casos, se convierten en esos modelos de referencia de quienes aprender y de quienes sentirse seguros mediante las indispensables relaciones de apego. Sigue leyendo

Video: Reflexiones para vivir mejor cap. 1

Walter Riso nos presenta la introducción a su programa “Reflexiones para vivir mejor”. En éste, nos muestra cómo la desconexión afectiva y un desamor recurrente pueden dar paso a la enfermedad mental.

Cuando la familia ahoga

Somos, en parte, el resultado de un sinfín de cruces parentales que depositaron en nosotros su legado, no solo patrimonial.La mayoría de las personas que sufren algún tipo de dolor anímico encuentran las causas del mismo remontándose a los años de convivencia familiar o, como ahora sabemos, a códigos inscritos en su árbol genealógico.

Culturalmente hemos elevado a la familia al paradigma del bienestar afectivo, la base del sustento de un país e incluso como un sacrosanto mandamiento divino. ¿Quién es el guapo que se atreve a poner en duda su valor? Y ahí aparece la paradoja: ¿cómo desentrañar sus perversiones cuando es el valor absoluto de una sociedad y la base afectiva de una persona? ¿Cómo formalizar la salida de una familia que puede estar maltratándonos, neurotizándonos o ahogándonos, si el vínculo de sangre es para toda la vida? No podemos ponernos en contra de la familia, pero ¿significa eso justificarla en todo?

“El amor no es solo un sentimiento, también es un arte”. Honoré de Balzac. Sigue leyendo

El amor y el apego

Es cierto que hay más de una forma de manifestar el amor. Hoy hablaremos de una común y que genera curiosidad: el apego. Se caracteriza por proponerse como incondicional, de duración infinita y sin exigencia sexual. Los apegos funcionan perdonándose mutuamente todo. Para quien tiene apego no le cabe duda que toda traición, infidelidad, desprecio, etc., debe ser pasado por alto porque su decisión es apoyarse, perdonarse y seguir eternamente juntos. Es así como hallamos personas que fueron enamorados hace 30 años y, sin embargo, siguen juntos sin exigir nada a cambio. Incluso pueden darse casos en que ella tenga un nuevo novio, pero su antiguo amor de apego sigue cerca y la ayuda en todo lo que puede. Dado que lo sexual no es una exigencia, hay quienes le recomiendan a su ‘amor de apego’ una buena persona para casarse porque, así, ella será feliz. Estas conductas provienen de la vida infantil, que es el momento donde ellos recibieron cuidados intensos de sus padres, cubriendo sus necesidades y, sobre todo, respetando las decisiones que tome aunque estas sean en contra de sus intereses.

Fuente: Fernando Maestre,Opina.21

Milagros Leiva entrevista al psicólogo Walter Riso – “Los apegos”