Libro: Más gente tóxica por Bernardo Stamateas

Cómo son los que te quieren mal para sentirse bien.

Más de 500.000 ejemplares vendidos en todo el mundo.

Tras el esperado éxito del libro que ha revolucionado el mundo de la autoayuda, Bernardo Stamateas nos brinda una nueva oportunidad para reconocer los prototipos tóxicos que nos rodean al tiempo que nos desvela las claves de su personalidad, a fin de reconocerlos y librarnos de ellos. Después de explicarnos cómo distinguir y neutralizar al envidioso, al descalificador, al neurótico y al manipulador, entre otros, Stamateas descubre, en Más gente tóxica, cómo comportarse ante, por ejemplo, el triangulador, el miedoso, el obsesivo, el masoquista, el prepotente, el negativo, entre otros.

«Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a “gente tóxica”, personas equivocadas que permanentemente evalúan lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no hacemos.

Se trata de ”personas tóxicas” que potencian nuestras debilidades y nos llenan de cargas y frustraciones.
Ser tóxico es una forma de vivir, de pensar y de actuar; es una manera de funcionar. Mientras todos tratamos de corregir los rasgos tóxicos que percibimos en nosotros mismos, la “persona tóxica” no los reconoce y vive echando la culpa a los demás, robando su energía. Son adictos emocionales que necesitan hacer sentir mal al otro para sentirse bien ellos.»

Bernardo Stamateas

Anuncios

Libro: Emociones Tóxicas por Bernardo Stamateas

La ansiedad, la angustia, la insatisfacción crónica, el apego, la envidia, el miedo, la culpa, el rechazo, los celos, son algunas de las «emociones tóxicas» que Stamateas nos ayudará a identificar y gestionar para alcanzar la paz interior.

«Nuestras emociones están allí para ser sentidas, pero no para dominar nuestra vida, porque, de hacerlo, se volverán tóxicas. 

Sanar nuestras emociones implica prepararnos para liberarnos de las emociones negativas y tóxicas que, en definitiva, no nos ayudan a encontrar una solución.

La propuesta de este libro es otorgarle a cada emoción el verdadero significado que tiene. Las emociones no pueden ser controladas desde fuera sino que deben serlo desde dentro de nuestra vida. Vivir significa conocerse, y ese conocimiento es el que nos permite relacionarnos con el otro y con nosotros mismos.

‘Emociones tóxicas’ te ayudará a descubrir herramientas para salir de la frustración, el enfado, el apego, la culpa, el rechazo, y alcanzarás, así, la paz interior que anhelas.»

Bernardo Stamateas

Frustración profesional sí, frustración emocional no

Bernardo StamateasFrustración profesional sí, frustración emocional no.
A nivel profesional o en el ámbito académico, laboral, etc; cuando algo no te sale, eso trae frustración, pero no frustración como persona sino como profesional. Por ejemplo, un violinista ensaya su pieza y luego de días y semanas de ensayo no le sale como desea, está frustrado, pero como profesional, no como persona. ¿Cuál es la diferencia? Cuando no me sale, sigo adelante con otra cosa, no abandono! Eso es frustración profesional. Pero a nivel personal, si algo no me sale y “abandono” todo, eso es frustración emocional. No conviertas todas las frustraciones profesionales en frustraciones emocionales, en algo personal. Seguí adelante practicando y con otra cosa. ‪#‎SeguirAdelante‬ – Bernardo Stamateas

Aprender a aprender

aprender_StamateasLos sabios judíos dicen “aprender de todos, de todo, todo el tiempo”.

¿Por qué hay personas a las que le cuesta aprender? Porque tienen dos mitos que traen traumas de aprendizaje:

1.“No saber me hace ridículo” (o ignorante, inútil, defectuoso, principiante, novato ,etc.). Si no admito que NO SÉ, no puedo aprender. Nos cuesta reconocer que no sabemos porque “parezco un ignorante”, da vergüenza y eso trae ansiedad. Tenemos miedo al rechazo y a la crítica y no nos queremos sentir así delante de los demás. Nuestra cultura “aplaude al que sabe” pero no al que “está aprendiendo”. De allí que la gente que dice “saber de sexo”, “saber profesional”, “saber cómo ser buenos padres”, etc. Casi todos podemos nombrar algún ejemplo de cuando nos equivocamos en algo, un dato, una palabra mal escrita, etc; y que otros se rieron, se burlaron o nos retaron por no saber. Pero hay personas que se dejan enseñar porque entienden que no es avergonzante no saber y pedir información.

2. “Cuando aprendo algo me siento torpe y eso me hace sentir ridículo, o me da vergüenza, etc” Siempre que aprendemos algo nuevo, por ejemplo manejar un auto, un idioma, ese nuevo conocimiento me hace actuar torpemente; es la torpeza del aprendizaje, necesaria y positiva. Si la vivimos como avergonzante, no la querremos experimentar y simularemos, fingiremos que sabemos y allí vienen los problemas. Porque “yo ya sé”, entonces repetimos a perpetuidad los errores sin poder pedir ayuda para aprender porque “no quiero mostrar que no sé o no quiero pasar por torpe”. Me vuelvo pseudo-competente. Por ejemplo ¿Cuántas personas en un trabajo, ascendieron a un puesto para el que no habían sido formados y eso les trajo grandes problemas? 

Todos tenemos un deseo de crecer y avanzar. Ser competentes es saber qué sé y qué no sé. Qué puedo y qué no puedo.

Bernardo Stamateas

Video: ¿Qué es la envidia? por Bernardo Stamateas