10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio

ayuda“Tómate un minuto. Salva una vida”

Una persona suicida no puede pedir ayuda, pero eso no significa que no la quiera. La mayoría de las personas que se suicidan no quieren morir, lo que quieren es dejar de sufrir. La prevención del suicidio comienza con el reconocimiento de las señales de advertencia. Hablar abiertamente acerca de los pensamientos y sentimientos suicidas puede salvar una vida.

La comprensión y la prevención del suicidio

La Organización Mundial de la Salud estima que cerca de 1 millón de personas mueren cada año por suicidio. ¿Qué impulsa a tantas personas a quitarse la vida? Para aquellos que no están en las garras de la depresión y la desesperación, es difícil entender lo que impulsa a tantas personas a quitarse la vida. Sin embargo, una persona suicida tiene tanto sufrimiento que no puede ver ninguna otra opción.

El suicidio es un intento desesperado de escapar de un sufrimiento que se ha vuelto insoportable. Cegado por sentimientos de odio hacia sí mismo, desesperanza y aislamiento, un suicida no encuentra ninguna manera de encontrar alivio. Al suicida le gustaría que hubiera una alternativa a cometer suicidio, pero simplemente no puede ver ninguna.

Conceptos erróneos comunes sobre el suicidio

FALSO: La gente que habla sobre el suicidio en realidad no se suicidará.

Casi todo el que se suicida o intenta suicidarse ha dado alguna pista o advertencia. No ignore las amenazas de suicidio. Declaraciones como “te vas a arrepentir cuando esté muerto”, “yo no veo ninguna salida” pueden indicar sentimientos suicidas.

FALSO: El que se suicida está loco/a.

La mayoría de los suicidas no son psicóticos o dementes. Están molestos, desconsolados, deprimidos o desesperados. Tienen una angustia extrema y el dolor emocional no es necesariamente signo de enfermedad mental.

FALSO: Si una persona está decidida a suicidarse, nada lo detendrá.

Incluso la persona más severamente deprimida tiene sentimientos encontrados acerca de la muerte, dudando hasta el último momento entre el deseo de vivir y querer morir. La mayoría de los suicidas no quieren morir, quieren que el dolor pare. Sin embargo, el impulso de terminar con todo, es abrumador.

FALSO: Las personas que se suicidan son personas que no estaban dispuestos a buscar ayuda.

Existen investigaciones acerca de las personas suicidas que indican que más de la mitad habían buscado ayuda médica en los seis meses anteriores a su muerte.

FALSO: hablar sobre el suicidio puede fomentar en la persona sus ganas de suicidarse.

Traer a colación el tema del suicidio y discutirlo abiertamente es una de las cosas más útiles que puede hacer.

Fuente: http://www.save.org/

Sigue leyendo

Anuncios

Video: Supervivientes (Documental)

Un millón de personas se suicidan al año en todo el mundo. Una cifra terrible que, sin embargo, apenas se ve reflejada en los medios de comunicación. Las familias y amigos de los que se quitaron sus vidas viven su dolor en soledad, casi clandestinamente, rodeados por el estigma y los sentimientos de culpa y vergüenza. “Es como si fuera algo muy íntimo tuyo, es como si fuera un secreto que no te hace falta que sepa nadie”. Supervivientes es un documental en el que las voces de familiares de personas que se suicidaron y las de aquellos que fracasaron en su intento de quitarse la vida se alzan contra el tabú que aún rodea al suicidio. 

Si quieres ayudar a erradicar el estigma acerca de la depresión y el suicidio, te agradeceremos que compartas este post. Un abrazo.

Libro: Emociones Tóxicas por Bernardo Stamateas

La ansiedad, la angustia, la insatisfacción crónica, el apego, la envidia, el miedo, la culpa, el rechazo, los celos, son algunas de las «emociones tóxicas» que Stamateas nos ayudará a identificar y gestionar para alcanzar la paz interior.

«Nuestras emociones están allí para ser sentidas, pero no para dominar nuestra vida, porque, de hacerlo, se volverán tóxicas. 

Sanar nuestras emociones implica prepararnos para liberarnos de las emociones negativas y tóxicas que, en definitiva, no nos ayudan a encontrar una solución.

La propuesta de este libro es otorgarle a cada emoción el verdadero significado que tiene. Las emociones no pueden ser controladas desde fuera sino que deben serlo desde dentro de nuestra vida. Vivir significa conocerse, y ese conocimiento es el que nos permite relacionarnos con el otro y con nosotros mismos.

‘Emociones tóxicas’ te ayudará a descubrir herramientas para salir de la frustración, el enfado, el apego, la culpa, el rechazo, y alcanzarás, así, la paz interior que anhelas.»

Bernardo Stamateas

El tabú de ir a terapia

Natalia Parodi2Porque no soy débil. Porque qué dirán los demás si se enteran. Por no aceptar que podríamos tener problemas. Porque nos pueden decir que estamos locos. Porque es muy caro. Porque no necesito ayuda. Porque yo puedo solo. Porque demora mucho. Porque no confío. Porque mis problemas son privados. Porque para hablar de mis cosas tengo a mis amigos. Porque los psicólogos son unos charlatanes. Por vergüenza. Por culpa. Por miedo. Porque son chismosos, morbosos que todo quieren saber de uno. Porque no son más inteligentes que yo. Porque no puede entenderme si no ha vivido lo mismo que yo. Porque no entiendo de qué se trata una terapia.

Cuando tenemos dificultades quisiéramos cerrar los ojos y que al abrirlos de pronto todo fluya sin pensarlo tanto. El asunto es que no funciona: resistirse a ver un problema no hará que desaparezca. Una cosa es protegernos y otra cosa es estar a la defensiva. Mucha gente sufre convencida de que la culpa de sus problemas es de otro (papá, mamá, esposo). Y si bien es cierto que puede haber gente que nos dañe, no es verdad que ellos son la única razón de nuestro malestar. No debemos mirarnos como víctimas impotentes. Aunque a veces sintamos que no, todos tenemos los recursos para salir adelante. Una terapia te ayuda a darte cuenta de eso, a ver qué parte de ti está dañada y cómo, te acompaña a sanar las heridas y descubres cosas positivas de ti mismo que no habías visto. Sigue leyendo

Video: Rompiendo el estigma del T.O.C.

Damián Alcolea, es un actor español y sufre trastorno obsesivo compulsivo. Este trastorno mental es altamente discapacitante. En breves momentos vas a ver y escuchar la charla que dio Damián hace más de un año en un evento de TEDxMadrid. Damián tiene dos objetivos en la conferencia: revelar al mundo que tiene TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y de esta manera sentirse libre; y el segundo objetivo, concienciar a su audiencia de que hay que dejar de estigmatizar las enfermedades mentales:

Si te ha gustado este video, por favor, compártelo con las personas cercanas a ti. Muchas gracias por tu apoyo.

¿Te sientes culpable? Cómo sacar partido a tus remordimientos

culpaEn algunos casos, la culpabilidad se convierte en el alto precio que pagas por haber sentido placer o haber disfrutado. ¡Quizás te conviene revisar tu escala de valores!

Quien no la siente en absoluto puede ser un psicópata; quien la padece demasiado puede ver afectada toda su vida emocional. La culpa es una experiencia dolorosa que deriva de la sensación, más o menos consciente, de haber transgredido las normas personales, culturales, éticas o sociales. Pero en cierto grado la culpa resulta útil, porque permite corregir los errores cometidos. En cambio, en exceso es uno de los principales enemigos de nuestra armonía interior: nos lleva a enfrentarnos con nosotros mismos y puede bloquearnos.

Wayne W. Dyer, autor de Tus zonas erróneas, opinaba que la culpabilidad no es solo una de las formas más comunes de angustia en nuestra cultura, sino también una de las emociones más inútiles, porque nos hace despilfarrar el presente al paralizarnos en un comportamiento pasado. La culpa no resuelta se halla en la raíz de numerosos conflictos psicológicos, y puede llegar a amargarnos la existencia.

¿Tienes una forma de pensar equivocada?

Administramos mal los sentimientos de culpa cuando mantenemos un sistema de pensamiento polarizado (pensamos que las cosas son blancas o negras, buenas o malas) y no admitimos el término medio; cuando pensamos en negativo (tan solo tenemos en cuenta los detalles negativos y además los magnificamos, sin atender a los aspectos positivos); cuando somos demasiado rígidos (nos basamos en un sistema de normas estricto donde el deber prevalece en todas nuestras acciones); cuando eludimos responsabilidades (pasamos a responsabilizarnos de las vidas de los demás o a las circunstancias), y cuando somos demasiado perfeccionistas.
Sigue leyendo

(Infografía) Síntomas de Bulimia y Anorexia nerviosa

anorexia-y-bulimia

Bulimia

Síntomas

Generalmente las personas que padecen bulimia han sido obesas o han realizado numerosas dietas sin control médico. Tratan de ocultar los vómitos y las purgaciones, por lo que la enfermedad suele pasar desapercibida durante mucho tiempo. Los síntomas típicos de un cuadro de bulimia son los siguientes:

  • Atracones o sobreingesta de alimentos: El enfermo come una gran cantidad de alimentos en un espacio de tiempo muy corto. No tiene control sobre la ingesta y es tal la ansiedad que cree que no puede parar de comer.
  • Para prevenir el aumento de peso y compensar el atracón o el exceso de las comidas se provoca vómitos, utiliza laxantes, diuréticos, fármacos, o recurre a otros medios que le permitan controlar el peso, como la practica abusiva de actividades deportivas.
  • Los ciclos de atracones y vómitos se manifiestan un mínimo de dos veces por semana.
  • La autoestima del enfermo es baja y la identifica con su cuerpo.

Sigue leyendo

Cerrar las heridas abiertas de los recuerdos

heridasReconciliarnos con nuestro pasado, con aquello que sucedió y que a veces, de forma constante tanto revisamos. Reconciliarnos con los errores que cometimos o que otros realizaron, con las cosas que pensamos que debíamos  haber hecho y no hicimos…

Reconciliarnos con las heridas abiertas de nuestros recuerdos es lo que nos permitirá sentirnos bien con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

“Hace mucho tiempo aprendí que para curar mis heridas necesitaba tener el valor de enfrentarlas”

-Paulo Coelho-

Sigue leyendo

10 Frases que hacen que los niños crezcan como adultos acomplejados

frases niñosLa psicóloga familiar Svetlana Merkulova cree que incluso una pequeña frase pronunciada sin pensar, puede afectar la salud mental de un pequeño, por eso a la hora de comunicarte con tu hijo es necesario elegir cuidadosamente las palabras. Hay frases de las que deberías olvidarte por completo.

“Cuando yo tenía tu edad, me iba muy bien en la escuela”

Desde el nacimiento y hasta los 6 años papá y mamá son prácticamente dioses para el niño, ellos lo saben todo y todo lo pueden, son los padres quienes enseñan al niño a relacionarse con él mismo y con el mundo que lo rodea. La frase en cuestión puede interpretarse como una competencia del padre o madre con su hijo, es algo así como si le dijera: “Nunca podrás ser como yo, no importa cuánto lo intentes, soy mejor que tú”. Los niños que crecen en un contexto así por lo general intentan demostrarle a su familia que son buenos. Y es que claro, diciendo cosas de semejante naturaleza se estimula la parte narcisísta de la mente del niño y eso provoca que quiera alcanzar ciertas metas, hasta ahí todo muy bien, el problema es que al fin de cuentas no lo hará para sí mismo sino para agradar a mamá y papá con el propósito de que finalmente vean que es digno de ellos. Al crecer, estos niños no son capaces de alegrarse con sus logros, la alegría aparece sólo si su progenitor reconoce su éxito pero eso es muy poco probable. Sigue leyendo

Sanación emocional: ¿Cómo perdonarse después de un gran error?

perdonarseNo importa cuántos errores hayas cometido o cuán despacio estés progresando, aún así, estás por delante de aquellos que no lo intentan”. Esta frase de Tony Robbins enaltece la proactividad, no quedarse de brazos cruzados y atreverse a correr riesgos.
 
Sin embargo, aún así, la perspectiva de cometer ciertos errores nos puede asustar mucho. A veces el miedo es tan grande que nos paraliza y decidimos no avanzar. En otros casos, nos arriesgamos pero fallamos. Entonces no logramos asumir el error sino que lo cargamos en el fardo de nuestras culpas, que se hace cada vez más pesado y nos impide seguir adelante.

Perdonarse: Más allá del simbolismo existe una razón práctica 

 Un estudio muy interesante realizado en la Universidad de Carleton desveló que aprender a perdonarnos no es un acto meramente simbólico sino que tiene implicaciones prácticas para nuestra vida. Estos psicólogos les dieron seguimiento a 119 estudiantes universitarios a lo largo del primer año de sus carreras. Todos tenían algo en común: habían procrastinado demasiado durante el primer semestre, habían estudiado muy poco y, como resultado, obtuvieron pésimas calificaciones en los exámenes de esa etapa.

Sigue leyendo

Video/Audio: Los zapatos nuevos (reflexión para padres)

Video: Decir “No” – Aprender a ser asertivos

Video: Hay niños que juegan a ser invisibles por miedo a ser maltratados

UNICEF

Somatización y Retroflexión: cuando el cuerpo cuenta lo que las palabras no dicen

DesensibilizacionEl siguiente caso es una continuación del artículo anterior: Desensibilización, el dolor por la vida no vivida.

Las quejas físicas habían llegado a monopolizar todo el discurso de Ana durante la terapia. Se quejaba de dolores de cabeza frecuentes e intensos que aparecían de forma súbita, fatiga generalizada y dolor cervical con vértigos ocasionales. Toda su angustia estaba centrada en su malestar físico, al que consideraba una causa importante de su malestar emocional. A menudo, sus pensamientos y preocupaciones giraban en torno a su estado de salud y por eso había consultado con tanta frecuencia a su médico de cabecera.

En una de las visitas con su terapeuta éste le pidió que le cerrara los ojos y se centrara en las sensaciones de su cuerpo. Él la fue guiando por las distintas partes del cuerpo hasta que llegaron a las sensaciones en su cara. En ese momento Ana notó que tenía la cara tensa y la mandíbula cerrada. Su terapeuta le pidió que exagerara el gesto y lo mantuviera durante un rato. Ana cerró los dientes con fuerza y al cabo de un rato empezó a notar como la tensión en sus sienes se volvía dolorosa, un dolor muy parecido al de sus migrañas. Después de tomarse un momento para relajar la mandíbula, él le pidió que repitiera el gesto pero que esta vez tratara de mostrar los dientes y darle movimiento. El terapeuta le preguntó “¿Qué te está pidiendo tu boca que hagas?” y Ana respondió sin pensar demasiado “Morder…” Seguidamente él le preguntó “¿A qué o a quién quieres morder tú?” Sigue leyendo

El coste de culpar a los padres

generations-462134_1280-1024x483El enfado hacia los padres se encuentra todavía en el corazón de gran cantidad de terapias. ¿Ha ido este enfoque demasiado lejos? Veamos cual es el coste de culpar a los padres.

Al final del siglo 19, Freud teorizó que, al igual que el mítico rey griego de Tebas, un niño inconscientemente quiere matar a su padre para poder tener relaciones sexuales con su madre. Freud creía que una de las principales funciones del psicoanálisis era traer a la conciencia ese enfado hacia el padre, y que eso liberaría al cliente de sus síntomas.

Hoy en día, sólo una minoría de los psicoterapeutas creen todavía en el carácter central del complejo de Edipo o de su versión femenina, Electra, la mujer mitológica hecha famosa por Sófocles y Eurípides por planear la venganza contra su madre. Sin embargo, el enfoque basado en la ira hacia uno de los padres se encuentra todavía en el corazón de muchas psicoterapias orientadas al insight (palabra inglesa que nadie sabe traducir realmente y vendría a equivaler a tomar conciencia o darse cuenta).

Los psicólogos e investigadores de algunas corrientes creen que el énfasis en el apoyo a la ira y a la culpa de los padres es un problema en la psicoterapia de hoy y en la cultura en general. El hecho de validar sentimientos y percepciones puede ser un paso útil y hasta necesario para de sanar una infancia difícil. Aprender a pasar de la auto-culpa a un enfado con nuestros padres puede ser un segundo paso útil. Sigue leyendo