El tabú de ir a terapia

Natalia Parodi2Porque no soy débil. Porque qué dirán los demás si se enteran. Por no aceptar que podríamos tener problemas. Porque nos pueden decir que estamos locos. Porque es muy caro. Porque no necesito ayuda. Porque yo puedo solo. Porque demora mucho. Porque no confío. Porque mis problemas son privados. Porque para hablar de mis cosas tengo a mis amigos. Porque los psicólogos son unos charlatanes. Por vergüenza. Por culpa. Por miedo. Porque son chismosos, morbosos que todo quieren saber de uno. Porque no son más inteligentes que yo. Porque no puede entenderme si no ha vivido lo mismo que yo. Porque no entiendo de qué se trata una terapia.

Cuando tenemos dificultades quisiéramos cerrar los ojos y que al abrirlos de pronto todo fluya sin pensarlo tanto. El asunto es que no funciona: resistirse a ver un problema no hará que desaparezca. Una cosa es protegernos y otra cosa es estar a la defensiva. Mucha gente sufre convencida de que la culpa de sus problemas es de otro (papá, mamá, esposo). Y si bien es cierto que puede haber gente que nos dañe, no es verdad que ellos son la única razón de nuestro malestar. No debemos mirarnos como víctimas impotentes. Aunque a veces sintamos que no, todos tenemos los recursos para salir adelante. Una terapia te ayuda a darte cuenta de eso, a ver qué parte de ti está dañada y cómo, te acompaña a sanar las heridas y descubres cosas positivas de ti mismo que no habías visto. Sigue leyendo

Anuncios

El Mandala como recurso terapéutico

MandalaEl término Mandala proviene del sanscrito, significa “círculo mágico”, está caracterizado por formas geométricas a las que se les da una representación simbólica. En el hinduismo y el budismo se utiliza como herramienta para la meditación.

La estructura del Mandala, a través de círculos concéntricos y formas geométricas en su interior, tiene como significado para los budistas un sendero que conduce hacia la iluminación. Tanto el entorno del Mandala como su núcleo, se convierten en una estructura ordenada que simboliza la armonía en un mundo caótico. Su representación simbólica va desde lo más general a lo específico del individuo, mediante un redescubrimiento del núcleo y su relación con el entorno. Convirtiéndose en un foco de atención para la contemplación y la meditación. La figura del Mandala se puede ver en las diversas culturas en todos sus templos sagrados. Desde Oriente se fue propagando a los pueblos indígenas y al cristianismo medieval; como se puede comprobar en las iglesias góticas. Sigue leyendo

Negación de la polaridad “El efecto de la sombra”

sombra¿Qué es el efecto de la sombra?

La negación de lo que somos o “El efecto de la sombra” trata sobre nuestras polaridades, aquello que también forma parte de nosotros, y sin embargo, lo rechazamos; pretendiendo aislarlo, ocultarlo y extinguirlo.

En la sombra dejamos aquellos pensamientos, experiencias, emociones e impulsos que nos disgustan, creyendo que no forman parte de nosotros, que es algo ajeno, y no nos identifica. Aparecen en muchas circunstancias de nuestras vidas, y al no gustarnos queremos que los demás no se den cuenta de que podemos ser así, también queremos nosotros mismos no darnos cuenta. Y todo esto vamos desechándolo hacia nuestro inconsciente. Sigue leyendo

Aprender a sentir emociones incómodas

aprender-sentir-emocionesRealmente a la mayoría de nosotros nunca se nos enseñó a sentir, a saber como comportarnos ante las emociones incómodas… y a muchas personas incluso se les reprendió en ese momento durante su infancia; reprensión debida a la propia incomodidad de los padres o tutores que tuvieran, los cuales realmente no sabían como actuar de una forma más adecuada en esos momentos pero que a la postre les hizo a esos niños desconectar de su propio mundo interior, verlo como algo vergonzante y siniestro que había de ser ignorado y tapado a toda costa.

Hoy me permito dar algunas indicaciones que aprendí en mi camino acerca de la forma de afrontar estas emociones, recomendaciones que a mí personalmente me ayudaron mucho.

La próxima vez que sientas una emoción incómoda (incómodas son al fin y al cabo y no malas o negativas como las suele llamar a veces alguna gente por miedo o desconocimiento), siéntela en toda su dimensión como la alerta que es, como el mensaje que te está enviando tu propio cuerpo …y no como una enemiga de la que hay que huir o de un familiar o conocido del que te avergüenzas y que has de mantener oculto, ya que de esa forma sólo estarías inyectándole sufrimiento extra a esa situación, ya de por sí poco grata. Sólo cuando tu cuerpo entiende que has recibido y comprendido correctamente el mensaje implícito en esa emoción, vuelve a la calma. Sigue leyendo

Los lapsus, un tema serio y divertido a la vez

Un profesor de anatomía les pregunta a sus estudiantes si habían comprendido lo que explicó en su clase. Todos responden que sí. A esto, el maestro replicó: “No lo creo, pues las personas que comprenden verdaderamente estas cuestiones pueden contarse, aun en esta gran ciudad de más de un millón de habitantes, con un sólo dedo.” Pronto se da cuenta de que está diciendo algo distinto a lo que aparentemente quería decir y se corrige: “Perdón, no con un dedo, sino con los dedos de una mano”.

A primera vista, el indignado profesor simplemente intercambió un par de palabras y dijo algo sin sentido. Pero al mirar con mayor detalle, tal vez nos percatemos de que su equívoco sí tiene sentido, aunque esté oculto. Sus palabras dan a entender que “uno sólo de los dedos (asistentes) entendía”, o quizá que “sólo uno de los dedos era capaz de contar y definir quién entendía y quién no”. Sigue leyendo