Hoy es Día Mundial del Trastorno Bipolar

trastorno-bipolar-640x314El 30 de marzo se conmemora el Día Mundial del Trastorno Bipolar y la elección de la fecha por parte de la Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares (Isbd, por sus siglas en inglés) no es casualidad: es el aniversario del nacimiento del pintor holandés Vicent Van Gogh, quien fuera diagnosticado, años después de su muerte, de haber padecido trastorno bipolar. El trastorno suele detectarse entre los 15 y los 20 años, pero puede presentarse a cualquier edad. Incluso también se habla de desorden bipolar pediátrico, registró AIM.

¿Qué hubiera sido de él si hubiese estado bajo tratamiento?, es inevitable preguntarse. El problema es que así como Van Gogh falleció sin tratamiento alguno, muchos padecen de esta enfermedad y no son diagnosticados. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el seis por ciento de la población mundial sufre de Trastorno Bipolar Emocional.

Sigue leyendo

La Depresión – Dr. TV Perú

El sentimiento que lleva mucho tiempo amargándonos la vida

sentimientosCuando se trata del cuidado de nuestro cuerpo tendemos a actuar directamente sobre él, aplicándole cremas, sometiéndolo a dietas o haciéndolo sudar. Sin embargo, no son sólo las actividades puramente físicas las que influyen a nuestra salud. Así lo estima Billi Gordon, investigador de la David Geffen School of Medicine de la UCLA, que ha analizado los devastadores efectos de la ira en la salud de los seres humanos. Estas son sus principales consideraciones.

La ira en la sociedad

Como el sufrimiento, la ira atraviesa diferentes generaciones gracias a la memoria colectiva. Gordon pone el ejemplo de una persona de raíces judías, cuyos ascendentes hayan sobrevivido (o no) al Holocausto nazi. Los judíos, dice Gordon, como colectivo, siguen enfadados con los nazis, pues “el tipo de ira que se genera a raíz de genocidios como el del Holocausto o la esclavitud americana no desaparece rápidamente”. Por el contrario, ésta se convierte en una suerte de silenciosa incapacidad emocional. Por supuesto, la otra cara de la moneda estaría en los hijos o nietos de los que participaron del nazismo alemán, a los que les pesa una culpa que en realidad, a título individual, no les pertenece: también ese es un tipo muy nocivo de ira transmitida. El ejemplo concreto sirve porque es esclarecedor, pero son muchos los motivos por los que heredar una ira colectiva: motivos de guerras, de etnias, de género, de raza… Sigue leyendo

Cuando lloras recibes un abrazo

Hay algo en mi vida que siempre me ha creado muchas dudas sobre cómo soy en realidad. Y es que cada vez que me ocurría algo “malo”, al contrario que muchas personas, era incapaz de derramar una lágrima. No era capaz de convertir mis ojos en una especie de vía de escape de todo ese dolor que residía en mi interior. ¿Significaba esto que era una persona que no le afectase nada de lo que ocurriese a mí alrededor? Nada más lejos de realidad.

Con el paso del tiempo, me di cuenta que simplemente estos momentos de adversidad me sirvieron para convertirme en una persona más fuerte emocionalmente, en alguien que siempre aprovechaba ese dolor para trasformarme, en alguien más maduro que haría todo lo posible para no volver a caer en la misma piedra. Sigue leyendo

Efectos de la depresión