7 efectos de la gratitud que pueden cambiar radicalmente tu vida

GratitudLa gratitud es una pieza clave en la filosofía budista, pero en Occidente apenas hemos comenzado a redescubrir su enorme poder. De hecho, la gratitud es uno de los caminos que nos conduce a la felicidad y su práctica puede cambiar radicalmente nuestra vida porque nos permite adoptar una perspectiva diferente, más centrada en el aquí y ahora, focalizada en lo que tenemos, más que en lo que nos falta.
 

En los últimos años la Psicología científica también se ha comenzado a interesar por la gratitud, dando lugar a una serie de estudios que demuestran su importancia para mejorar nuestro bienestar emocional.

 

Siete buenas razones para abrazar la gratitud

 
1. Te hará más feliz. La gratitud se experimenta de formas diferentes: hay personas que cuentan sus dones, otras disfrutan lo que la vida les ha dado y otras deciden compartir con los demás. Sin embargo, no importa qué forma adopte, se ha comprobado que el mero hecho de sentirse agradecidos nos permite ser más felices. 
 
En un estudio realizado en la Universidad de California los psicólogos les pidieron a algunos participantes que, durante 10 semanas, hicieran una lista de las cosas por las que podían sentirse agradecidos. Otros simplemente debían escribir sobre un tema neutro. Al cabo de ese tiempo, se apreció que las personas que habían practicado la gratitud referían sentirse un 25% más felices y satisfechas con la vida.

Sigue leyendo

Anuncios

5 heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos

5heridasLos problemas vividos en la infancia vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en cómo nuestros niños de hoy actuarán mañana y en cómo nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades. Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas de la infancia, conformaremos una parte de nuestra personalidad. Veamos a continuación cuáles son nuestras heridas:

1- EL MIEDO AL ABANDONO

La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que ocasionará que quien la haya padecido abandone a sus parejas y a sus proyectos de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como “te dejo antes de que tú me dejes a mí”,”nadie me apoya, no estoy dispuesto a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas“.

Las personas que han tenido experiencias de abandono en la infancia, tendrán que trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las barreras invisibles al contacto físico.

La herida causada por el abandono no es fácil de curar. Así, tú mismo serás consciente de que ha comenzado a cicatrizar cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador. Sigue leyendo

Cómo poner límites a mi hijo/a y no morir en el intento

poner-normas-y-no-morir-en-el-intentoPoner límites supone una de las tareas en la que madres y padres tienen que demostrar más paciencia. Con las normas les estamos enviando dos mensajes básicos a nuestros/as hijos/as “Esto es lo que espero de ti y lo espero de esta forma” y “Esto es lo máximo a lo que puedes llegar, de aquí no puedes pasar”.

Siempre es más fácil portarse bien si las normas están claras y si el o la peque encuentra una motivación para cumplirlas. Sigue leyendo

Miedos Infantiles: enseñémosles a no tenerle miedo al miedo

el-miedoLa mayoría de los miedos que tenemos cuando somos adultos/as son aprendidos. De nuestro entorno familiar adquirimos creencias, manías y hábitos. Algunos nos resultan beneficiosos en nuestro día a día y otros se convierten en obstáculos que nos limitan.

Hace unos días estaba en una cafetería con mi labradora y una pareja con una bebé de 11 meses se sentó en la mesa de al lado. La nena miraba a la perra, se reía y extendía las manos intentando bajarse de los brazos de su madre. Ésta se giró y con cara de horror me dijo “Ay, qué parece que le gusta. ¡Cómo le gusten los perros me muero, que les tengo pánico!”. Espero sinceramente que esa madre se dé cuenta de que su hija puede contagiarse de su miedo irracional y busque la forma de controlar sus emociones, convirtiéndose así en un modelo eficaz para la niña. Sigue leyendo

“El corazón tiene cerebro”

Ima Sanchís

Ima Sanchís

Tengo 72 años y sigo siendo joven. Nací en Toulouse y vivo en Canadá. Estudié la carrera de Matemáticas y piano. Creo que el ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia, inteligencia, sabiduría y amor; descubrimientos científicos recientes lo constatan.

Que el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no?

No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

¿Es inteligente?

Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

Sigue leyendo