La depresión y el sufrimiento silenciado

depresiónLas personas que hayan sufrido depresión o que en estos momentos estén en camino de superarla, sabrán sin duda a qué nos referimos con el término, “sufrimiento silenciado”. Para entenderlo mejor pondremos un sencillo ejemplo. Alguien nos pregunta, el por qué de nuestra baja laboral, o tal vez, tenga curiosidad por saber cómo es que ahora parecemos un poco más alicaídos, más delgados, más apáticos…

Cuando pronunciamos la palabra “depresión” muchos, no saben cómo reaccionar, aquí no vale un “ya pasará”, o un “ya verás cómo esas pastillas te van bien”. El proceso es más complejo, más profundo, más meticuloso. En ocasiones resulta más fácil decir que tenemos gripe, algo sin duda mucho más fácil de asumir y de comprender, pero sin embargo, una depresión, no.

Como tampoco es fácil, compartirlo con los hijos, o con la pareja. De ahí, que en ocasiones, acabemos silenciando el dolor para engullirlo un poco más hacia dentro en vista de que el mundo, sigue sin entender o aceptar este tipo de procesos. Hay quien dice que la depresión, es una forma moderna de la “lepra”, tal vez parezca algo exagerado, pero en vista de que queda silenciada en muchos de nuestros ámbitos (incluso el familiar) empezaremos a creer, que tal vez, sea así. Sigue leyendo

Anuncios

Somatización y Retroflexión: cuando el cuerpo cuenta lo que las palabras no dicen

DesensibilizacionEl siguiente caso es una continuación del artículo anterior: Desensibilización, el dolor por la vida no vivida.

Las quejas físicas habían llegado a monopolizar todo el discurso de Ana durante la terapia. Se quejaba de dolores de cabeza frecuentes e intensos que aparecían de forma súbita, fatiga generalizada y dolor cervical con vértigos ocasionales. Toda su angustia estaba centrada en su malestar físico, al que consideraba una causa importante de su malestar emocional. A menudo, sus pensamientos y preocupaciones giraban en torno a su estado de salud y por eso había consultado con tanta frecuencia a su médico de cabecera.

En una de las visitas con su terapeuta éste le pidió que le cerrara los ojos y se centrara en las sensaciones de su cuerpo. Él la fue guiando por las distintas partes del cuerpo hasta que llegaron a las sensaciones en su cara. En ese momento Ana notó que tenía la cara tensa y la mandíbula cerrada. Su terapeuta le pidió que exagerara el gesto y lo mantuviera durante un rato. Ana cerró los dientes con fuerza y al cabo de un rato empezó a notar como la tensión en sus sienes se volvía dolorosa, un dolor muy parecido al de sus migrañas. Después de tomarse un momento para relajar la mandíbula, él le pidió que repitiera el gesto pero que esta vez tratara de mostrar los dientes y darle movimiento. El terapeuta le preguntó “¿Qué te está pidiendo tu boca que hagas?” y Ana respondió sin pensar demasiado “Morder…” Seguidamente él le preguntó “¿A qué o a quién quieres morder tú?” Sigue leyendo

Técnicas para el desahogo emocional

desahogo emocionalNo podemos negarlo, a veces es más fácil callarse y volver el rostro. O sencillamente, intentar pasar página aferrándonos con fuerza a la cotidianidad para intentar olvidar. Para intentar no pensar. Pero las emociones no se disuelven sin más como el humo escapando por una ventana abierta, se acumulan y nos hieren en silencio.

Se convierten en espectros internos capaces de dañar nuestro cuerpo y nuestra mente, espectros sin forma definidos a través de nuestras experiencias, nuestros fracasos, desilusiones o pérdidas. Nadie queda libre de su influencia.

Reconocerlos y hacerles frente, es un modo de adecuado de asumir nuestra propia realidad interior para cuidar de nuestra salud emocional, imprescindible sin duda para nuestro equilibrio e integridad personal. Te explicamos cómo. Sigue leyendo

¿Cuánto nos controlan las emociones?

emociones“El hecho de que una pequeña concentración de moléculas que corren por el torrente sanguíneo pueda desencadenar pautas complejas de comportamiento es un tema interesante de reflexión cuando se juzgan cuestiones como el libre albedrío”

Carl Sagan y Ann Druyan

 Nos gusta creer que tenemos control y manejo de nuestras vidas, que nuestras acciones se encuentran basadas en elecciones libres y decisiones racionalmente tomadas. Nos agrada sentir que elegimos a nuestros amigos, parejas, el lugar donde vivimos o la carrera que estudiamos. No obstante, operan en nuestro cerebro infinidad de mecanismos automáticos e inconscientes de los cuales nosotros apenas tenemos alguna noticia. Y, seguramente, en el concierto de procesos psicológicos, son las emociones las que se destacan por su gran autonomía. Así el enojo, el miedo, los celos, la alegría, la sorpresa casi siempre aparecen más allá de nuestra voluntad, como reacciones impuestas a las cuales apenas podemos controlar. Afortunadamente, la Psicología ha brindado herramientas que permiten manejar los procesos emocionales, particularmente aquéllos que se tornan sufrientes y patológicos.

Sigue leyendo

¿Qué llevó a Andreas Lubitz a estrellar el Airbus A320 en los Alpes?

Airbus-A230El pasado 24 de marzo, el mundo entero quedó sin respiración ante el accidente aéreo de un avión Airbus A230 en los Alpes. A bordo, 150 personas y 5 perros, una tragedia de grandes dimensiones que movilizó de inmediato a varios países, mientras la población, expectante y con el corazón encogido, buscábamos respuestas al desastre.

Fue entonces cuando empezó el debate casi automático sobre la seguridad o no de las líneas de bajo coste, sobre la antigüedad de un avión que, tal vez, ya no debía estar en el aire. Durante varias horas, todos nosotros buscamos mil razones, mil orígenes en esas máquinas a veces imperfectas que forman parte de nuestra vida.

La tecnología a veces falla, lo sabemos, los accidentes suceden y el origen se debe casi siempre a un descuido, a un error, a un mal mantenimiento.

Pocos pensamos en que el responsable no era la “máquina”, sino el hombre. Un joven copiloto que, por voluntad propia, estrelló el avión contra los Alpes franceses llevándose con él todas las vidas que iban a bordo.

¿De qué modo podemos encajar este tipo de cosas? El ser humano necesita siempre encontrar un por qué, una razón que justifique (si es que puede hacerse) este tipo de actos inconcebibles que se contienen en esa parte aún tan oscura de nuestra naturaleza, ahí donde lo irracional, la enfermedad tal vez, o el simple acto de causar el mal, sigue estando presente.

¿Qué llevó a Andreas Lubitz a estrellar el Airbus A320 en los Alpes? Analicemos las posibles causas, ahondemos en toda esa información que a día de hoy nos han ido trasmitiendo para intentar encontrar un “por qué”. Sigue leyendo

¿Qué personalidad tiene tu hijo?

personalidad¿De dónde habrá sacado este niño su carácter? Seguro que más de una vez te habrás preguntado esto al ver alguna de las reacciones de tus hijos. Puedes tener varios hijos, y cada uno de ellos dispondrá de un genio diferente que no deja de sorprendernos.

¿Podemos quizá cambiar la personalidad de un niño? En absoluto. Pero debemos pensar también que la personalidad se va asentando en las personas a lo largo del tiempo y de las experiencias que reciban. Los más pequeños nacen con un temperamento determinado que deberemos saber encauzar, potenciar o corregir con el fin de que sea feliz. De que aprenda a gestionar adecuadamente sus emociones y se adapte mejor en sociedad.

Es sin duda algo complejo, algo que requiere dedicación, esfuerzos, amor, paciencia y algo de psicología básica. Pero es una aventura que merece la pena. Te damos unas pequeñas pistas.
Sigue leyendo

Mi paciente ha muerto

paciente muertoMás tarde o más temprano, uno de tus pacientes morirá. Donde yo trabajo es relativamente frecuente y muy probable que esto ocurra pero no por ello me afecta menos. Intento encajarlo de la mejor manera posible. ¿Cómo? Preguntando y estudiando cómo puede afectarme este hecho de antemano y esto me ayuda a encajar mejor mis sentimientos y mis responsabilidades.

 Hoy, he hecho una pequeña investigación y he preguntado a mis compañeros (enfermeros, auxiliares de enfermería, nefrólogos e incluso a la administrativa) cómo les afecta a ellos el fallecimiento de un paciente. Llegamos entre todos al acuerdo de que la situación es más o menos traumática en función de la relación que tengan con el paciente, dónde fallece (en su casa, en urgencias o en el centro de diálisis), si es una muerte esperada o no lo es, del estado de salud del paciente y de los años de experiencia laboral en este ámbito. Sigue leyendo

Trastorno del Control de los Impulsos

impulsosEste trastorno se caracteriza porque la persona que los padece tiene dificultades para oponerse a la necesidad de llevar a cabo un acto perjudicial para sí mismo o para los demás.

Generalmente la persona experimenta una sensación de tensión y malestar que se alivia cometiendo el acto impulsivo, y que se torna placentera en el momento de llevarlo a cabo. Tras el acto puede haber arrepentimiento o no.

Trastorno Explosivo Intermitente

Los episodios de descontrol aparecen de manera aislada.  Los ejemplos mas representativos de estos trastornos son: destruir  la propiedad, dañar físicamente a otras personas y perpetrar agresiones verbales como insultos o amenazas.

El grado de agresividad que se desencadena es desproporcionado en relación a la situación que lo origina. Sigue leyendo

Reacción de los hijos al divorcio

TH073P 0286En muchas ocasiones, la separación del matrimonio es un mal necesario para la familia. Pero, independientemente de la edad del niño y del tipo de relación que mantuviera la pareja, por desgracia, el divorcio de los padres afecta de forma negativa a los hijos. La desintegración de su unidad familiar les preocupa, el mundo en el que vivían se rompe y, con la separación, pasan a otro escenario donde ya no se sienten seguros y desconocen.

Consecuencias de la separación según la edad del niño

Cada niño reacciona de una manera diferente. No existe un mismo patrón para la reacción de los niños, dependiendo únicamente de la edad. Hay niños de nueve años que responden de forma más madura ante esta situación que algunos adolescentes. En cambio, es general la sensación de desconcierto al enterarse porque están acostumbrado a ver a sus padres siempre juntos y se niegan a admitir que esta situación se cambie. Sigue leyendo

22 Claves para la felicidad – Walter Riso y Santiago Rojas

22 claves felicidadLos consejos de Santiago Rojas:

1. Retire lo que le impide ser feliz.

En la práctica del día a día lo que más agobia son las culpas y las rabias. Es muy importante aprender a pedir perdón, ser más amable consigo misma y más tolerante con sus propios errores. Y entender que lo único que se logra cuando uno se pone de mal genio es agotarse y autodestruirse.

2. Capacidad de agradecimiento.

Cuando se es capaz de agradecer permanentemente, de corazón, se vive en momento de gozo y al mismo tiempo se siente plenitud. Esta debe ser una estrategia de vida.

3. Aprender a vivir el presente.

Uno no es feliz porque siempre vive de lo que le pasó o de lo que le va a pasar. Es clave vivir el presente, solo importa el aquí y el ahora.

4. No busque la felicidad

En esta búsqueda siempre se encontrará con las frustraciones. Los occidentales generalmente esperamos algo como resultado, pero si uno hace las cosas solo por el gusto de hacerlas, sin esperar nada a cambio, se sentirá mucho mejor. La felicidad no es el fin, sino el medio, es el camino. Sigue leyendo

La comunicación emocional

comunicacion emocionalLas palabras tienen mucho poder: Poder para cambiar y transformar a las personas. Con las palabras podemos herir y podemos calmar. Utilizamos las palabras para convencer, desahogarnos, expresar sentimientos positivos y negativos, para acercarnos a otros, para consolar, para confrontar, para pedir, para ocultar, defender… Realmente las palabras son un medio muy poderoso de comunicación. Junto a las palabras, comprender las emociones es básico para ser eficaces en la comunicación con nuestros hijos. 

La forma de reaccionar de los demás a nuestros sentimientos y sucesos, puede hacer que nos sintamos mejor y o que queramos dejar de comunicarnos con esa persona. Sigue leyendo

Video: La ira — Reflexiones para vivir mejor cap. 10

La ira o rabia es una emoción que se expresa con el resentimiento, furia o irritabilidad. Hoy en Reflexiones para vivir mejor, Walter Riso nos hablará de la Ira, los tipos y las implicaciones de está en nuestras vidas.

Cuando lloras recibes un abrazo

Hay algo en mi vida que siempre me ha creado muchas dudas sobre cómo soy en realidad. Y es que cada vez que me ocurría algo “malo”, al contrario que muchas personas, era incapaz de derramar una lágrima. No era capaz de convertir mis ojos en una especie de vía de escape de todo ese dolor que residía en mi interior. ¿Significaba esto que era una persona que no le afectase nada de lo que ocurriese a mí alrededor? Nada más lejos de realidad.

Con el paso del tiempo, me di cuenta que simplemente estos momentos de adversidad me sirvieron para convertirme en una persona más fuerte emocionalmente, en alguien que siempre aprovechaba ese dolor para trasformarme, en alguien más maduro que haría todo lo posible para no volver a caer en la misma piedra. Sigue leyendo

Técnicas para el desahogo emocional

No podemos negarlo, a veces es más fácil callarse y volver el rostro. O sencillamente, intentar pasar página aferrándonos con fuerza a la cotidianidad para intentar olvidar. Para intentar no pensar. Pero las emociones no se disuelven sin más como el humo escapando por una ventana abierta, se acumulan y nos hieren en silencio. Se convierten en espectros internos capaces de dañar nuestro cuerpo y nuestra mente, espectros sin forma definidos a través de nuestras experiencias, nuestros fracasos, desilusiones o pérdidas. Nadie queda libre de su influencia.

Reconocerlos y hacerles frente, es un modo de adecuado de asumir nuestra propia realidad interior para cuidar de nuestra salud emocional, imprescindible sin duda para nuestro equilibrio e integridad personal. Te explicamos cómo. Sigue leyendo

Pensamientos tóxicos versus pensamientos sanadores

En este preciso momento, mientras escribo este artículo, tengo la opción de ver el trabajo color de rosa o color de hormiga. Si elijo esta última, lo más posible es que me piquen las hormigas, que son esos pensamientos negativos que tanto nos mortifican. Es una cuestión de libre albedrío, así de simple… y de complejo.

Obviamente, no siempre es posible tener una sonrisa de oreja a oreja y pensamientos coloridos, pero mantener a raya aquellos pensamientos que alimentan la frustración, el miedo, la rabia, la tristeza o la desesperanza y sintonizarse con pensamientos que alimenten la esperanza, la alegría, la confianza, el optimismo y el bienestar, definitivamente nos hace la vida más llevadera. Sigue leyendo