Diferencia entre crítica constructiva y crítica destructiva

críticasLas críticas son algo a lo que estamos expuestos continuamente, al igual que las recibimos las devolvemos. Dependiendo que cómo se exprese la crítica, y con la intención que se haga servirá para aprender o para dañar.

A menudo las críticas son tomadas como algo dañino, huimos de ellas, y parecen herir nuestro ego, sin embargo, no todas son iguales, y pueden llegar a resultar beneficiosas contribuyendo a nuestro desarrollo personal, si nos permitimos escucharlas, aceptarlas y reflexionar acerca de ellas.

Es importante aprender a diferenciar el tipo de crítica, tanto para aprovecharla mejor para sí mismo como también para ofrecerla y contribuir al bienestar de los demás.

Crítica constructiva

La crítica constructiva demuestra respeto hacia la otra persona, se emite con la intención de ayudar y de provocar un cambio positivo; se muestra un posible error del cual la otra persona puede no ser consciente, y se le ofrecen argumentos que ayuden a comprender la situación, obteniendo así una visión más general. Sigue leyendo

Anuncios

Claves para enseñar a los niños a pensar

pensar-niñosHace sólo unos días salió a los medios un polémico artículo donde se afirmaba que casi el 90% de la población mundial no sabe pensar.

Tal afirmación viene de la mano del doctor y filósofo Robert Swatz. Quien conozca un poco su obra y los centros educativos que gestiona en varios puntos del mundo, sabrá que lo que pretende no es sólo el conseguir que los padres (preocupados), apunten a sus hijos a dichas academias de aprendizaje.

Lo que busca también el célebre filósofo es poner en evidencia un dato cierto a la vez que no exento de cierta polémica. La gran mayoría de personas enfocamos las cosas de un modo muy objetivo y racional, hemos perdido la flexibilidad y la capacidad de pensar de un modo más crítico, más creativo.

Es posible que debido a ese enfoque de pensamiento más “vertical que lateral“, es decir, de razonar de una forma más lineal, clasificada y más bien rígida, perdemos esa espontaneidad que nos permitiría, por ejemplo,  gestionar mucho mejor el estrés cotidiano, o esos problemas tan habituales en el día a día.

apre

No hace mucho te hablamos en nuestro espacio de la pedagogía de María Montessori. Sin lugar a dudas podríamos utilizar muchas de sus bases para fomentar en los niños un pensamiento más libre y más creativo. No obstante, al igual que la escuela es importante en la educación de nuestros hijos, también lo es el papel de las madres, de los padres, de los abuelos…

¿Qué tal si empezamos a poner en práctica estos sencillos consejos para “enseñar a pensar a los niños”? Sigue leyendo

Video: La cigüeña, una historia llena de actitud

7 Reglas que te ayudarán a vivir mejor

vivir mejorEstas siete reglas que te proponemos poner en práctica en tu vida no son el único camino para tener una existencia armoniosa, pero sí son consejos básicos que, si integras a tu vida, pueden llegar a mejorar tu estado de ánimo y te ayudan a entender que la vida es solo un momento de nuestra existencia infinita.

A pesar de las dificultades que se nos presentan, tenemos la capacidad para desarrollar habilidades que nos permitan llevar el diario vivir de manera más tranquila; sólo depende de nuestra actitud y de la voluntad que tengamos para desaprender y reaprender, para replantear los prejuicios y creencias que ya están insertadas en nuestro inconsciente ?pero que podemos reevaluar? y para sentirnos seres con la capacidad de transformarnos, transformar nuestras realidades y ayudar a la transformación de otros.

1. Deja de pensar demasiado

Algunas veces nos detenemos a reflexionar y darle vueltas a situaciones a las que no les hayamos respuesta, nos preguntamos constantemente y gastamos mucha energía en ello, pero este tipo de pensamientos no nos llevan a ningún lado, solo el tiempo nos da las respuestas en el momento que tiene que ser. No te desgastes en ello, seguro que así podrás dar cabida a pensamientos más realistas que concuerden con el presente en el que vives. Sigue leyendo

Video: Cómo sacarte de encima la basura emocional

La realidad que vives depende de lo que te sientas capaz de crear en tu vida.

En este vídeo te enseño cómo sacarte la “basura emocional” que se encuentra en el medio entre donde estás y donde te gustaría estar en tu vida.

Todo el mundo puede reinventar su vida a cualquier edad. Solamente hay que conocer cuáles son las estrategias más eficaces y el camino más corto para lograrlo.

Video: Dedicado a todos esos adolescentes que se burlan de los demás

El periodista Dan Savage creó un proyecto muy inspirador que llevaba por título “It Gets Better” (“Se pone Mejor”). Estaba dirigido a los adolescentes homosexuales acosados en las escuelas. Los protagonistas eran homosexuales que habían crecido y que llevaban una vida muy impresionante.

Sin embargo, nadie había pensado en los adolescentes que en su día fueron los chicos más populares del instituto y que sin embargo su popularidad se estancó y fue decreciendo con la edad. Aquellos adolescentes que pensaban que su vida iba a ser tan genial como la que llevaban en el instituto pero que su vida dejó de ser tan increíble.

Cuando se convirtieron en adultos ya nadie les reía las gracias, se quedaron calvos y engordaron, obtuvieron unos puestos de trabajo pésimos y que sus jefes son aquellas personas de las que se burlaban en el instituto.

Este vídeo contiene un mensaje muy importante para todos esos chicos/as populares que no respetan a los demás y que que se encuentran ahora en la cima del éxito social. Que disfruten mientras puedan porque a partir de unos pocos años todo será cuesta abajo.

Fuente: Recurso de autoayuda

El vuelo de las águilas (extracto de “Cuentos para aprender a aprender”)

aguilaMaharat había cumplido 22 años de edad y soñaba con viajar y aventurarse en países lejanos. Su madre, en su deseo de protegerle, trataba de borrar sus anhelos con toda clase de argumentos y manipulaciones que lograban paralizar su entusiasmo. El joven vivía en una constante frustración, ya que amaba a su madre y se encontraba atado a su criterio y costumbres. Un día, preso de dudas y cavilaciones, decidió ascender a la montaña para reflexionar acerca de las cadenas familiares que le torturaban. Allí sintió sueño, cerró los ojos, y en su mente comenzó una extraña escena:

Una especie de gallinácea, que a todas luces no poseía el don del vuelo, estaba incubando un huevo de otro pájaro que había encontrado en su nido. El pichón salió y, pasado un tiempo, le preguntó a su madre:

–¿Cuándo volaré?, a lo que ella contestó:

–¿Para qué quieres volar?, ¿no ves lo bien que vivimos como estamos? Además, si vuelas yo no te podré cuidar, y más allá de esta tierra hay muchos peligros desconocidos.

Cuando Maharat despertó se sentía desconcertado y extrañamente aliviado. Mientras bajaba la montaña escuchó las notas de un laúd y un canto alegre que decía:

“Si quieres vivir como las águilas, no vivas entre gorriones”.

Extraído del libro Cuentos para aprender a aprender.
José María Doria (Gaia)

Fuente: Psicología Práctica

Cómo calmar un dolor emocional

dolor-emocionalLos dolores emocionales son complejos ya que las cicatrices del alma suelen tener un mayor tiempo de cicatrización que las heridas físicas. El dolor emocional produce sufrimiento porque muestra heridas que son más difíciles de olvidar. ¿Cómo calmar el dolor anímico? El primer paso para reducir el sufrimiento es tomar conciencia de querer hacer un cambio interior. Por ejemplo, una persona que sufre por un desamor no dejará de hacerlo hasta que realmente se convenza a sí misma de que quiere olvidarse completamente de la otra persona.

Todo proceso emocional está marcado por una toma de conciencia, darte cuenta de que algo te afecta es el primer paso para poder cambiar tu actitud. Sigue leyendo

Historia de 2 árboles (Metáfora sobre el crecimiento personal)

dos arbolesA veces hay ciertas lecciones en esta vida que no son fáciles de entender directamente, por lo que se utilizan metáforas especiales que ayudan a su comprensión. Una de las más conocidas e interesantes es la historia de dos árboles que te vamos a contar a continuación.

Es la típica historia que tiene un argumento sencillo pero que acaba teniendo uno de esos finales que te hace reflexionar sobre tu vida y sobre todo lo que hayas podido llegar a conseguir en ella. Te recomendamos que la leas detenidamente y que pienses en el mensaje que te intenta transmitir ya que es muy importante.

Dos árboles

Una vez, un niño de ocho años que era muy listo para su edad, fue a visitar a su abuelo como hacía cada fin de semana. Esta vez tenía una idea muy interesante en la mente, se había propuesto triunfar en la vida y pensaba hacer todo lo que fuera necesario para lograr ese objetivo.

Su abuelo había sido una persona de éxito por lo que le formuló la siguiente pregunta: Yo, cuando crezca, voy a tener mucho éxito. Abuelo, ¿Puedes darme algún consejo sobre como acanzarlo? Sigue leyendo

(PDF) Desarrollo de conductas responsables en niños de 3 a 12 años

children_1436449627-696x535Es muy frecuente oír a madres y padres cosas como:

  • “En casa no hace nada.”
  • “Se le olvida todo.”
  • “Si no estoy encima, no estudia.”
  • “Tiene su cuarto como una leonera.”

Todo esto puede deberse a que los hijos no hayan tenido oportunidad de aprender actitudes responsables apropiadas a su edad o que, por sus características, se hayan resistido a asumir esas responsabilidades que les corresponden.

La cantidad y variedad de situaciones que se dan y la importancia de este aspecto de la educación para el equilibrio personal de nuestros hijos e hijas nos han animado a publicar este documento.

No se trata de un manual de consulta ni tampoco de un mero punto de referencia para comparar el desarrollo de nuestro hijo o hija con datos estadísticos. Además de esto, pretende servir como instrumento de análisis y reflexión tanto para padres y madres como para hijos e hijas en el proceso de adquisición de conductas responsables.

Descarga la guía completa desarrollada por el Gobierno de Navarra

Fuente: Psyciencia

Foto: 54118 / Pixabay

Video: Si pudieras cambiar una sola parte de tu cuerpo – ¿Qué cambiarías?

Los niños tienen mucho que enseñarnos 😉

Video: Adivina cuánto te quiero

Texto: Sam McBratney.
Ilustraciones: Anita Jeram.
Música: Lester Barnes.
Narrador: Claudio Serrano.

Las llaves de la felicidad

llavesEn una dimensión del Universo se reunieron las fuerzas creadoras de los mundos dispuestas a realizar su papel con el ser humano. Estos dioses tenían un gran sentido del humor, y decidieron gastar una broma en el hermoso planeta azul. Decidieron determinar cuál sería el lugar que a los seres humanos más les costaría encontrar. Una vez hallado, depositarían allí las llaves de su felicidad.

  • Bien, las esconderemos en lo más profundo de los mares –dijo uno de ellos.
  • Ni hablar –opuso otro rápidamente–. El ser humano avanzará en sus ingenios científicos y podrá llegar hasta allí y encontrarlas.
  • Bueno, pues podríamos esconderlas en lo profundo de los volcanes –dijo otro de los presentes.
  • Tampoco –volvió a replicar un tercero. Resultará inútil, porque así como será capaz de dominar las aguas, también será capaz de dominar el fuego.
  • ¿ Y por qué no bajo las rocas más sólidas y profundas de la tierra? –propuso un presente.
  • Inútil –replicó un compañero–. En unos pocos miles de años el hombre dispondrá de capacidades para sondear los subsuelos y extraer todos los metales y piedras preciosas que desee.

Se hizo un silencio primordial hasta que, al fin, el que destacaba por su ingenio dijo con solemnidad y regocijo:

  • Esconderemos las llaves de la felicidad en un lugar que el hombre, por más que busque, tardará mucho, mucho tiempo en suponer e imaginar.
  • ¿Dónde?, ¿dónde? –preguntaron con ansiosa curiosidad los que conocían su sagacidad y lucidez.
  • El lugar del Universo que el hombre más tardará en mirar, y en consecuencia hallar, es el interior de su corazón. Y todos estuvieron de acuerdo.

Extraído del libro:
Cuentos para aprender a aprender.
José María Doria (Ed. Gaia)

Fuente: Psicología Práctica

Como papel arrugado

papel arrugadoMi carácter impulsivo, cuando era niño, me hacía reventar de cólera a la menor provocación que sufría. La mayor parte de las veces, después de uno de éstos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado tan duramente con mi comportamiento y mis palabras.

Un día mi padre, que me vio solo y triste en un rincón, me preguntó: ¿Qué te ocurre? Yo le expliqué que había gritado a un compañero de clase y que, cuando le pedí perdón, él no aceptó mis disculpas, ya no quería ser mi amigo. Mi padre me llevó a su despacho, me entregó una hoja de papel liso, y me dijo:

– Toma este papel y estrújalo todo lo fuerte que puedas hasta formar una pelota de papel.
– Asombrado, obedecí e hice con la hoja de papel una bola apretada.
– Ahora, estíralo y vuelve a dejarlo como estaba.

Por supuesto, no pude hacerlo. Por más que lo intenté alisar, el papel quedó lleno de arrugas y pliegues.

– El corazón de las personas -me dijo mi padre-, es como este papel. La impresión que dejas en ellos tras tus estallidos de ira queda tan grabada que es difícil volver a dejar el corazón como estaba.

Desde entonces, cuando lo necesito, arrugo un papel.

Extraído del libro Cuentos con alma.
Rosario Gómez (Gaia Ediciones)

Fuente: Psicología Práctica

Aprende a reencontrarte y a curar tu niño interior

niño-interiorCrecer, convertirnos en adultos, no es únicamente acumular años, ver una arruga en nuestro rostro o conseguir cosas. Crecer es saber madurar con el tiempo conservando todo lo bueno de cada etapa vivida, de cada ciclo de nuestra existencia.

No obstante, no siempre es fácil madurar con armonía y felicidad. Hay veces en que nuestro yo adulto se siente frustrado, lleno de conflictos no resueltos que nos atrapan y que nos ahogan, que nos vuelven criaturas taciturnas que han perdido esa ilusión cotidiana por las cosas, por quienes les rodean y lo que es peor, por ellos mismos.

A la hora de hablar de nuestro “niño interior” es posible que mucha gente se sonría, que no entienda su significado. En ocasiones se asocia a la infancia a ese periodo de “ciega inocencia” donde uno no entiende aún muy bien cómo es eso llamado mundo, o esa entidad llamada vida. Se les permite por ello a los niños cierto toque de  locura, de espontaneidad, porque sencillamente, “aún no saben”. Sigue leyendo